RELIGIÓN

La cuarta encíclica de Juan Pablo II pide la libertad religiosa para los pueblos eslavos

El papa Juan Pablo II propuso ayer, en una encíclica dedicada a los santos eslavos Cirilo y Metodio, evangelizadores de los pueblos eslavos, que los habitantes de los países de esta etnia puedan practicar su fe cristiana sin cortapisas y que el mensaje de estos santos se convierta en un puente ideal entre el Este y el Oeste.

Slavorum apostoli, la cuarta encíclica del actual Papa en sus seis años y medio de pontificado, tiene una extensión de 50 páginas y ha sido escrita para coincidir con la celebración este mes en Checoslovaquia del 1.100' aniversario de la muerte de san Metodio. En ella el Papa se define varias veces a sí mismo como eslavo.Juan Pablo II no obtuvo el permiso de las autoridades checoslovacas para asistir a la celebración, y estará representado por el secretario de Estado, Agostino Casaroli, pero explica que deseaba estar presente "al menos espiritualmente".

Sin nombrar ningún país concreto, el primer Papa eslavo de la historia afirma en la encíclica que dirige sus oraciones para que las autoridades no consideren las creencias religiosas como obstáculo para la consecución del bien común, y hace un llamamiento para la unión cultural y civil de Europa basada en la fe cristiana.

El cardenal primado de Polonia, Josef Glemp, se encontrará hoy con su homólogo checoslovaco, el cardenal Frantisek Tomasek, en una escala en Praga en su viaje a Yugoslavia para participar, los días 4 y 5 de julio, en Djakovo, en las ceremonias en honor de los dos santos eslavos. Por primera vez desde la II Guerra Mundial el jefe de la Iglesia polaca visitará Checoslovaquia, y no se descarta que durante este encuentro histórico Tomasek invite a Glemp apresenciar las celebraciones checas por el mismo motivo.

Dos hermanos bizantinos

La mayor parte de la encíclica de Juan Pablo II está dedicada al recuerdo de las vidas de los dos hermanos bizantinos que empezaron su labor de evangelización en Moravia, ahora Checoslovaquia, en el año 863. El Papa subraya en el documento la contribución decisiva de estos santos a la construcción de Europa, "no solamente en la comunión religiosa cristiana, sino también en los campos de su unión política y cultural". "No existe otra vía en la actualidad", añade, "para superar las tensiones y evitar, en Europa y en el mundo, las rupturas y los antagonismos que amenazan provocar una terrible destrucción de la vida y sus valores".El Papa pide a la Iglesia que celebre con solemnidad el aniversario. "Todos pueden comprender con qué profunda exaltación el primer hijo del pueblo eslavo llamado, tras cerca de dos milenios, a ocupar la sede episcopal que fue la de san Pedro en esta ciudad de Roma desea participar en esta celebración".

Los hermanos Cirilo y Metodio, nacidos a principios del siglo IX en Salónica, centro importante de vida comercial y política de la región de los Balcanes y del imperio bizantino, fueron obispos y, convertidos en heraldos del Evangelio, consagraron su vida a la difusión del mensaje cristiano en los pueblos eslavos, en Moravia, Hungría, Polonia, la península balcánica, hasta Bulgaria, Rumania, la antigua Rusia, para extenderlo posteriormente desde Moscú hacia el Oriente. Crearon un alfabeto para la lengua eslava y aportaron una contribución fundamental a la cultura y la literatura de estas naSlavorum apostoli es la cuarta encíclica de Juan Pablo II, tras Redemptor hominis (1979), relativa a su programa pontifical; Laborem exercem (1981), sobre el trabajo humano, e In misericordia (1980), sobre la penitencia cristiana. Las encíclicas papales son cartas solemnes que tratan de los asuntos de la Iglesia o de la doctrina católica, destinadas a todos los cristanos. La primera fue redactada por el papa Benedicto XIV en el año 1766.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción