El Gobierno asegura que hay avances en la integración

El Ministerio del Interior, a través de un documento hecho público estos días, valora positivamente el trabajo de la comisión mixta Gobierno-musulmanes de Melilla, que ha funcionado desde febrero pasado hasta el jueves último, si bien los musulmanes han decidido romper los contactos. Interior afirma que en estos meses se ha avanzado "considerablemente en el despliegue y destaponamiento de la profunda situación estructural de abandono de la comunidad musulmana de Melilla".En el documento se reconoce el derecho de reivindicación de cualquier grupo marginado, y se indica: "Lo que es válido para un colectivo no lo es para individuos que, por lo menos, están dotados oficialmente de las claves del lenguaje culto, y que constante y machaconamente, de forma obsesiva, bombardean a la opinión pública y, sobre todo, a un colectivo emocional y socialmente influenciado por quienes se dicen sus líderes, con valoraciones absolutas en torno a los resultados o a la función de la comisión mixta, hablando de que no se ha obtenido absolutamente ningún resultado".

Esta referencia está dirigida evidentemente, a Aomar Mohamedi Dudú, dirigente musulmán de Melilla, quien en las últimas semanas aseguro que la comisión mixta no había logrado alcanzar ningún resultado positivo, para su colectivo.

Intereses económicós

En el mismo texto de Interior se dice que las actitudes de esas personas a las que se refiere el párrafo anterior "pueden responder a planteamientos que, en el fondo, y eso, nos duele decirlo, pueden constituir simplemente el argumento para mantenerse y reproducir situaciones de liderazgo que alimentan espúreos intereses económicos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Seguidamente el documento explica los avances alcanzados, que se resumen en estos puntos: hay musulmanes en Melilla que no pueden ser considerados extranjeros, a los que, antes de concederles o no la nacionalidad, se les otorga una tarjeta de residencia, diferente a la de extranjería; la concesión de 418 nacionalidades en este año no es una cifra satisfactoria, pero refleja que se acomete el problema con seriedad; el plan de inversiones de 10.000 millones de pesetas en la ciudad es una base para lograr dignificar al colectivo musulmán.

Dudú explicó ayer que ha dimitido de su cargo de asesor de Interior dos meses después de aceptarlo y cuando aún no había firmado el contrato de trabajo, que estipulaba que su sueldo sería de 475.000 pesetas mensuales brutas. Dudú afirrfió que aún no ha cobrado una sola peseta de su sueldo, y sí dietas de desplazamientos.

El dirigente musulmán aseguró en la asamblea celebrada el pasado sábado en Melilla, ante algunas recientes acusaciones habidas contra él, que el único dirigente musulmán que controla las finanzas de la organización del colectivo es el jefe de la comunidad musulmana, Sid Dris Abdelkader.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS