AJEDREZ

Karpov y Sokolov exigen que la final de Candidatos se controle con un reloj alemán oriental

Los ajedrecistas soviéticos Anatoli Karpov, de 35 años de edad, y Andrei Sokolov, de 23, que deben iniciar hoy en Linares (Jaén) la primera partida de la final del Torneo de Candidatos al Mundial, exigen que el tiempo, se controle con un reloj Garde, alemán oriental, y amenazan con no jugar si no se les provee de este aparato, utilizado en la Olimpiada de Dubai (Emiratos Árabes). Después de que la organización les ofreciera en vano relojes españoles, alemanes occidentales y soviéticos, el filipino Florencio Campomanes, presidente de la Federación Internacional, ha pedido) que hoy mismo, por vía aérea, se envíe desde Suiza el que los finalistas solicitan, pero anoche se ignoraba si ello sería posible. Según el sorteo efectuado ayer, a Sokolov le corresponden las piezas blancas en la primera de las 14 partidas previstas como máximo).

Más información
Karpov busca otra oportunidad
Un joven ruso de la quinta de Kasparov

El vencedor se enfrentará al campeón, el también soviético Gari Kasparov, a finales de año. Aunque Karpov parte como favorito, el progreso constante de Sokolov, sobre todo en las aperturas, augura un encuentro nivelado, máxime habida cuenta de que Karpov se ha mostrado últimamente bastante perezoso en el estudio de aperturas.Los dos finalistas habían dado entre el domingo y la mañana de ayer el visto bueno A las condiciones de la sala de juego. Ambos plantearon en principio pegas idénticas: la estrechez de la mesa de juego y el color del tapete, de un verde que juzgaron demasiado chillón y, por tanto, poco adecuado para la calma y la concentración. El árbitro principal, el español Antonio Medina, los mandó cambiar ayer y los jugadores estuvieron de acuerdo con la mesa y el tapete nuevos. Ambos midieron escrupulosamente la distancia entre la mesa y la primera fila de espectadores, comprobando que es la correcta, nueve metros, según fija el reglamento. Durante la mañana de ayer, los dos contendientes visitaron la principal tienda de muebles de la ciudad, en busca de la butaca más a su gusto que pudieran encontrar y ambos quedaron satisfechos con la que hallaron.

Antonio Medina, que ha pasado estos dos días atendiendo las peticiones de los jugadores y buscando las soluciones, tiene 68 años y un denso historial como jugador, que formará parte de la historia del ajedrez e spañol. Ahora es uno de los árbitros mejor considerados del mundo. En 1983 dirigió en Londres la semifinal entre el soviético Smyslov y el húngaro Ribli. Su labor mereció elogios por parte de ambos jugadores y por la organización al final del encuentro.

En su último enfrentamiento con Kasparov, Karpov cambió a la mayor parte de sus analistas, eliminando a los más veteranos. Al parecer, el ex campeón no quedó satisfecho con sus nuevos ayudantes porque en Linares sólo conserva a su primer entrenador, Igor Zaitsev, y ha añadido a Ubilava y Podgaets. Los analistas de Sokolov son casi desconocidos en el mundillo internacional, excepto el gran maestro Kuzmin.

Los pronósticos de los especialistas coinciden con la opinión de Kasparov, que manifestó recienternente: "Hace un año habría apostado por Karpov sin dudar, pero ahora no lo veo tan claro. Sokolov suele iniciar agresivamente las partidas, lo que puede causar problemas a Karpov", ya que el estudio y trabajo de las aperturas no es uno de sus fuertes.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS