Atraco frustrado.

Un policía nacional logró impedir un atraco en la madrugada del pasado lunes en un bar, situado en el número 16 de la calle de la Canoa. El policía, que estaba fuera de servicio y se encontraba acompañado por su esposa, realizó dos disparos intimidatorios. Los delincuentes, que iban armados con una escopeta recortada y un cuchillo, escaparon corriendo. La policía informó que los mismos delincuentes llevaron a cabo poco antes otro atraco en un bar, situado en la calle de Torquemada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS