Monedas: la espera

Para reducir sus déficits presupuestario y exterior sin pasar, como los deudores del Tercer Mundo, por una dolorosa recesión y una cura de austeridad, EE UU sólo dispone de dos medios: dejar caer aún más su moneda para estimular sus exportaciones, o que le ayuden Alemania y Japón, países cuyos intercambios exteriores son excedentarios. Sería necesario, en otros términos, que japoneses y alemanes acepten relanzar seriamente sus economías, para hacer el papel de locomotoras de la economía mundial, para ayudar a EE UU a reabsorber su déficit. 23 de febrero

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS