INJERENCIAS EN LA EUROCOPA

Otros conflictos

La decisión de la República Federal de Alemania de no jugar en Melilla supone un hecho más en la lista de acontecimientos deportivos que han tenido especial protagonismo por móviles políticos. Los más importantes han sido los boicoteos a los Juegos Olímpicos de Montreal 76, Moscú 80 y Los Ángeles 84.El más reciente fue la eliminatoria entre el Apoel (Chipre) y el Besitkas (Turquía) en los octavos de final de la presente Copa de Europa de fútbol. El Apoel no quiso viajar a Estambul porque ambos países rompieron sus relaciones diplomáticas en 1974. La UEFA sancionó el pasado 28 de marzo al Apoel con la prohibición de jugar durante dos años las competiciones europeas y multó al club chipriota con 4,6 millones de pesetas.

En el caso del España-RFA la situación puede ser muy distinta porque la UEFA ha atendido la protesta alemana y ordenado que España cambie de sede, lo que finalmente ha hecho.

Sucede que, a veces, los conflictos se solucionan al proponer las autoridades deportivas una solución que es aceptada por los contendientes. Si no existe protesta, el organismo superior deportivo no interviene, como ocurrió en el Portugal-Malta de la Eurocopa, jugado el pasado domingo en Funchal, isla de Madeira, situada geográficamente fuera del continente europeo, o cuando diversas selecciones extranjeras aceptan competir en las islas Canarias, sin alegar que están fuera de Europa.

Más claro es cuando gran parte de los países no ponen obstáculos para jugar competiciones de ámbito europeo contra equipos que están situados, en parte, o en su totalidad, en Asia geográficamente, como ocurre en el fútbol y el baloncesto. Este último ha resuelto en los últimos años, por ejemplo, que los clubes de la Unión Soviética e Israel jueguen sus partidos de Copa de Europa en Bruselas (Bélgica) al no tenerrelaciones diplomáticas. Existe un pacto de no protesta entre los restantes equipos, aunque sistemáticamente, todos los años, cada equipo gana uno de los dos partidos en un amigable reparto.

Gibraltar

Este año, la Federación Internacional (FIBA), reconoció a la de Gibraltar, en contra de la opinión de España, pero hay un compromiso no escrito de que ambas selecciones no se enfrentarán nunca.Gibraltar ha sido el origen de los boicoteos realizados por el deporte español. En 1966, el equipo español de atletismo se negó a competir en los campeonatos del mundo de cross, en Rabat, como protesta por la presencia de Gibraltar. Años después, en abril de 1986, un árbitro español se negó a dirigir el partido que la selección de voleibol de Gibraltar iba a disputar con Turquía en Austria.

Al margen de los boicoteos olímpicos, iniciados en 1976 por los países africanos, y continuados por los bloques occidental y oriental en 1980 y 84, respectivamente, la mayoría de las protestas en el deporte han tenido como desencadenante a Suráfrica. Este país es boicoteado en los foros olímpicos y en la mayoría de los internacionales -salvo actuaciones individuales más o menos encubiertas, como son los casos del tenis o el golf- por su discriminación racial. La Federación Americana de Atletismo, por ejemplo, prohibió, en 1985, al surafricano Mark Plaatjes correr en la maratón de Boston, y la Federacíón Yugoslava de Yudo suspendió, en 1984, a tres yudokas por participar en un torneo en Suráfrica.

Hay, además, una lista negra de deportistas por haber participado en diversas competiciones en Suráfrica. En ella se encuentran, entre otros, los españoles Manuel Orantes y Severiano Ballesteros. La mayoría son practicantes de deportes individuales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS