Esther Williams: "Dejé el cine cuando nos o volvimos empleados" La estrella de las piscinas cobra 15.000 dólares por participar en un programa de televisión

"No quiero aceptar los pequeños papeles que me ofrecen en series de televisión del tipo Dinastía. He rechazado variosZ, pese a que me ofrecían mucho dinero. Al verme me preguntaría lo mismo que ustedes: '¿Por qué lo hace? ¿Necesita acaso el dinero". Esther Williams, la campeona de natación que se hizo famosa en los años cuarenta como intérprete de películas musicales en escenarios acuáticos, rodó ayer un espacio del programa Más estrellas que en el cielo, por el que ha cobrado 15.000 dólares (1.710.000 pesetas). "Dejé el cine cuando los actores nos volvimos empleados" dijo en otro momento.

Según explicó la actriz, de 66 años, su retirada del cine se produjo cuando la crisis de los cinco grandes estudios hizo que llegaran los "hombres de negocios de Nueva York" y los modos de hacer cine cambiaran. "Antes hacíamos cine en equipo y la lectura de un nuevo guión era un acontecimiento. Luego se convirtió en un puro negocio. Antes hacíamos cine. De pronto nos volvimos empleados y eso no me gustó". .Sin embargo la actriz, que reconoció cierta frustración por no haber hecho papeles dramáticos, declaró gustar mucho del cine que se hace en Estados Unidos. Miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, ve "todas las películas", según dijo, y cree que Meryl Streep es una gran actriz, le gustaría tener un amor con Tom Cruise, aunque creo que hay una pequeña diferencia de edad", y considera que Jack Nicholson " actúa como en el cielo". Pero, concluyó, "estoy contenta de no estar intentando figurar en una de esas películas, pues ya no es mi tiempo".

Con un aire saludable -nada todos los días y rehúye a los fumadores-, Esther Williams pidió que no se le tomasen fotos salvo en el momento de posar, lo que hizo con la misma sonrisa y porte de salud de sus películas, y no perdió el buen humor y la profesionafidad un solo instante, ni siquiera cuando se organizó un malentendido con el director del programa, Terenci Moix, que hacía de traductor y que no quiso traducir la pregunta de un periodista por considerarla un insulto. "¿Estamos teniendo una discusión?", preguntaba Esther Williams. "Qué emocionante: me encantan las discusiones". La pregunta se refería a un comentario de la época según el cual era una excelente actriz cuando estaba mojada, pero no cuando estaba seca. Con naturalidad, ella explicó que el comentario fue: "es una actriz magnífica mando está mojada, pero cuando está seca debería establecerse y casarse". De todas formas , precisó, no se referían a ella sino a otra actriz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS