GENTE

Noor de Jordania,

esposa del rey Hussein, ha estado de incógnito en Marbella, donde pasó el martes apenas tres horas para asistir a un almuerzo en una de las mansiones de la familia real saudí, junto al palacio del propio rey Fah. Al parecer, Noor, que se encontraba en Tenerife, donde los reyes jordanos tienen una residencia, se desplazó a Marbella únicamente para ver el palacete, adonde podría desplazarse en un futuro, cuestión sobre la que se mantiene absoluto secreto. La tercera mujer de Hussein, con quien tiene dos hijos, solicitó que cambiaran las cortinas y alguna otra pequeña reforma. La mansión cuenta con una mezquita particular y tres piscinas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS