Clemente justifica la suplencia de Abel por sus últimas actuaciones

El entrenador del Atlético de Madrid, Javier Clemente, justificó ayer la titularidad del portero Elduayen en el partido del pasado domingo ante el Tenerife y la suplencia de Abel en el hecho de que las últimas actuaciones de éste no le hayan parecido convIncentes. El presidente del club, Jesús Gil, concretó que desde el encuentro de vuelta de la Copa de la UEFA con la Fiorentina había apreciado hasta siete fallos importantes de Abel.

Las dificultades que pasó Abel en los balones altos,a la salida de los córneres y las faltas, en la jornada precedente, ante la Real Sociedad, fueron el empujón para su sustitución por Elduayen, en la que Clemente venía pensando desde algún tiempo atrás. En su opinión, lo ideal sería conjugar las cualidades de ambos. Pero, como esto no es posible, ha acabado optando por Eldu-ayen, aquel guardameta internacional sub-21 que se l?erfilaba como el relevista de Arconada en la Real Sociedad hasta que el Atlético se cruzó con una buena oferta justamente cuando concluía su contrato con el equipo vasco. Y es que Abel, de 2,9 años de edad, apenas sobrepasa los 180 centímetros de estatura mientras que Elduayen, de 25, ronda los 190, una diferencia determinante en algunas circunstancias del juego, pero que los técnicos anteriores a Clemente no habían estimado suficiente para desbancar a aquél.

Gil se considera renovado

Por otra parte, Gil salió al paso de ciertos comentarios respecto a su resolución de renovar a Futre su compromiso con el Atlético antes de que venza el actual. El delantero portugués siempre había manifestado que sólo permanecería enrolado en el conjunto rojiblanco con Gil, que le fichó cuando todavía no era más que un simple candidato a la presidencia, como d1rigente. Ahora, sin embargo, los dos han pactado prorrogarlo desde el 1 de julio de 1991 hasta el 30 de junio de 1993, a razón de 1150 millones de pesetas por cada una de esas dos temporadas, cuándo el mandato de Gil concluye precisamente en 1991.

"No importa", dijo Gil, "porque yo también me considero renovado en mi cargo. Se han hecho unos sondeos entre nuestros 27.600 socios y la inmensa mayoría se pronuncia por mi continuidad. Sólo 108 están en mi contra, incluyendo a siete que ya han perdido su condición de afiliados [se refiere a sus opositores, encabeza.dos por Enrique Sánchez de León] ".

Mientras tanto, en el Atlético se mantiene la intención de que otro lusitano, el media punta Joáo Pinto, se incorpore al Madrileño a principios de enero aun cuando el acuerdo económico conel Boavista de Oporto permanece sin cerrar. El deseo de Gil es comprobar su eficacia en el cuadro filial, de la Segunda División, durante unos meses y contratarle después por tres campañas. En el documento a firmar se incluir`a una cláusula en función de la cual la plusvalía obtenida por su hipotético traspaso posterior se la repartirían al cincuenta por ciento el Atlético y el Boavista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS