TENIS

El hermano bueno de John McEnroe

El pacífico Patrick ganó el Masters de dobles

Patrick McEnroe, de 23 años, está más acostumbrado a sentarse en los palcos de invitados que frente a los micrófonos de las salas de prensa. Tiene la misma profesión que su hermano, un tal John McEnroe, pero nunca había destacado en el tenis. Hasta 1989. De repente, cuando la estrella de John se está apagando, Patrick ha tomado el relevo a la hora de ganar títulos importantes. Logró el torneo de dobles de Roland Garros, y el pasado domingo venció en el Masters de dobles, siempre formando pareja con Jim Grabb, estadounidense como él. Patrick es el McEnroe pacífico.

En las conferencias de Prensa, Patrick sabe que, tarde o temprano, alguien le preguntará por John. Incluso el pasado domingo, cuando acababa de ganar el Masters de dobles, en el Royal Albert Hall de Londres, el torneo más importante en esta especialidad, Patrick tuvo que hablar de su hermano: "Es muy agradable conseguir algo que John ya ganó en su dia". Fue una frase dicha con la boca pequeña. Y es que John, junto a su inseparable Peter Fleming, ganó siete veces consecutivas -desde 1978 hasta 1984- el Dylasters de dobles.Patrick McEnroe podría ser una víctima más del síndrome del hermano famoso. Siete años más joven que John, Patrick. vivió una adolescencia en la que sus padres viajabari de un lado a otro para ver ganar al hermano mayor los torneos más importantes del inundo. Patrick ya jugaba a tenis, pero no tenía la geniafidad de John. Siempre aparecía en segundo plano en las fotos familiares, y cuando alguien se acercaba a él, en los torneos juniors, sus mejillas enrojecían al primer cruce de palabras antes de responder con educación.

Estudiante

Escondido en su timidez, oscurecido por la enorme personalidad de John, Patrick construyó su propia vida. Descartó convertirse en un adolescente profesional e ingresó en una universidad -Stanfórd-, con la que ganó el título universitario por equipos en 1986. Se graduó en mayo de 1988, y sólo entonces comenzó a participar de una forma asidua en los torneos profesionales. "Siempre quise acabar mi educación universitaria", ha explicado. "Eso me sirvió para darme cuenta de que en la vida hay algo más que el tenis. Además, sinceramente, jugué torneos durante mis vacaciones estivales, y nunca mefue lo bastante bien como para plantearme dejar los estudios".El tenis de Patrick tiene poco que ver con el de John. El hermano mayor, un zurdo, es un genio, capaz de sacar o volear en las posturas menos ortodoxas. Patrick, diestro, tiene que trabajar todos los puntos, y golpea el revés cogiendo la raqueta con las dos manos.

El carácter también es completamente distinto. John se ha peleado con todo el circuito; ha golpeado cámaras, ha tirado vasos y botellas por los; suelos, ha insultado a todos los árbitros... Patrick nunca discute una bola. En su biografía no aparece el más mínimo desplante o gesto de malhumor. "Soy más tranquilo que John en la pista. Aprendí mucho cuando él, en sus comienzos, tuvo tantos problemas con todo el mundo. Cuando era un niño, yo también me enfadaba mucho en la pista. Pero me dí cuenta de que yo iba a ser observado mucho más que otros jugadores, por mi hermano, y por eso traté de evitar toda la publicidad negativa que siempre ha tenido John".

El padre de ambos siempre ha defendido que su hijo menor no ha sido mejor tenista "porque John es demasiado bueno, y eso siempre ha sido un lastre para Patrick".

Pero Patrick no tíene ni una palabra de rencor hacia su hermano: "Estoy muy orgulloso de John y de lo que ha conseguido. Desde que estoy en el circuito profesional me he dado cuenta de lo extraordinario de sus éxitos. John ha sido una gran ayuda para mí, especialmente en los últimos años, cuando realmente le he necesitado. Es curioso, pero John siempre ha confiado más en mi juego que yo mismo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS