CITA EN SAN JOSÉ

La 'cumbre' centroamenicana pide que se abra el diálogo en El Salvador y Nicaragua

Más información
Declaración de guerra a las iglesias

El borrador de declaración final, elaborado por los presidentes de Costa Rica, Oscar Arias, y de Guatemala, Vinicio Cerezo, exige también la desmovilización inmediata de la contra y menciona una condena, expresa o velada, al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Hasta la tarde de ayer no se había alcanzado un acuerdo sobre estos puntos, aunque el final de la cumbre estaba previsto para anoche (mañana de hoy en España).Clima positivo

Al iniciarse ayer el segundo día de discusiones, Arias declaró que el clima del debate era más cálido y positivo de lo que podía esperarse. "Existe una voluntad de encarrilar el proceso de paz", dijo. Los principales puntos de fricción fueron los relativos a la situación en El Salvador y las implicaciones de Nicaragua en ese conflicto. El presidente salvadoreño, Alfredo Cristiani, se negó a asumir el término tregua porque considera que supone tratar de igual a igual al FMLN. El proyecto de acuerdo se refiere a una "suspensión de acciones armadas" y propone como garante a las fuerzas de paz de la ONU para Centroamérica (ONUCA).

Los presidentes centroamericanos convocarán también casi con seguridad un diálogo entre el Gobierno.de Cristiani y el FMLN, con mediación de las Naciones Unidas, probablemen te del propio secretario general con el fin de llegar en el plazo más breve posible a un cese definitivo de hostilidades.

El presidente Cristiani aceptó ya un diálogo de esta naturaleza, pero a condición de que el FMLN cese lo que él llamó "ataques contra la población civil". La comandancia guerrillera ha advertido, mediante un comunicado hecho público en San José, que sólo aceptaría la reanudación del diálogo tras la destitución de siete de los más altos mandos militares, entre ellos el coronel René Emilio Ponce, jefe del Estado Mayor, y los oficiales de la Policía de Hacienda a los que el FMLN responsabiliza del asesinato de los seis jesuitas.

Según declaró el ministro nicaragüense de Exteriores, Miguel D'Escoto, algunos presidentes pretendían incluir en la declaración final una Condena expresa a "las acciones terroristas del FMLN", mientras que otros se inclinaban por un rechazo genérico del terrorismo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Fuentes próximas a la reunión indicaron que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió que vetaría cualquier propuesta que incluyese una crítica a su país por el apoyo al FMLN y que se negaría también a aprobar nuevos plazos para la desmovilización de la contra.Fuentes nicaragüenses dijeron que la fijación de un nuevo plazo para que los rebeldes antisandinistas se desarmen equivaldría a darles un cheque en blanco. Con esta posición, Ortega descarta la propuesta que él mismo presentó para prolongar, hasta el 31 de diciembre la desmovilización. El presidente nicaragüense tenía, sin embargo, la intención de fijar ante sus colegas una fecha límite para que los contra que deseen regresar a Nicaragua puedan hacerlo. El presidente, Arias insistió durante todo el encuentro en la necesidad de identificar con su cumbre a los países, incluso a las personas, responsables de la estabilidad en Centroamérica. En ese sentido se discutió la conveniencia de citar expresamente la responsabilidad de Estados Unidos en la desmovilización de la contra y el apoyo de Cuba y la Unión Soviética a Nicaragua y, al FMLN.

Sobre este tema se produjo una fuerte polémica. El F'MLN niega que nunca haya recibido, ni reciba en la actualidad, ayuda de la URSS, no así de Cuba o Nicaragua, pero sostiene que si el Ejército salvadoreño tiene derecho a recibir apoyo militar por parte de Estados Unidos, también la guerrilla. puede abastecerse en los países que quieran ayudar. Según fuentes diplomáticas, el presidente Ortecra mantuvo estos puntos de vista.

Además de una petición de no injerencia en la región, los presidentes centroamericanos estudiaron la forma de comprometer a Estados Unidos, la Unión Soviéticia y Cuba en el proceso de paz a través de la ONUCA, que necesita para actuar el respaldo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, al que pertenecen actualrnente los tres países.

La posibilidad de ampliar la misión de la ONUCA fue motivo de debate. El canciller sandinista advirtió que su Gobierno no permitiría su actuación en Nicaragua hasta, que se inicio la desmovilización de la contra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS