Al denuncia matanzas indiscriminadas en Sudán

El régimen militar sudanés mantienen encarcelados a más de 150 opositores políticos en el norte del país a la vez que sus fuerzas continúan torturando y dando muerte a civiles desarmados y a prisioneros en las zonas de combate del sur, donde el Gobierno se enfrenta desde hace seis años a la guerrilla del Ejército para la Liberación del Pueblo de Sudán (ELPS). Así lo hizo público ayer Amnistía Internacional (AI) en base a los resultados recogidos sobre el terreno el pasado mes por un equipo de dicha organización para la defensa de los derechos humanos.Según estas fuentes, los familiares de los detenidos en Jartum y otras dos ciudades del norte creen que éstos permanecen retenidos como rehenes ante la posibilidad de un levantamiento contra el Gobierno militar que llegó al poder con un golpe de estado el pasado junio.

El informe asegura que miles de hombres, mujeres y niños han perdido la vida y han sido torturados por fuerzas regulares y por milicias locales progubernamentales. El texto alude también a abusos contra los civiles en el sur por parte del ELPS al que responsabiliza de la muerte, el pasado marzo, de centenares de soldados gubernamentales que mantenía cautivos. Entre las atrocidades por parte del Gobierno se citan la matanza de más de 1.000 personas en la localidad de Wau, en el oeste del país, en septiembre de 1987; la muerte de 60 civiles que fueron asfixiados con gas en una celda de un cuartel del Ejército en Wau en agosto del mismo año; el asesinato de 100 personas que fueron quemadas vivas en la provincia de Bahr el Ghazal en abril de 1988.

El documento asegura que el golpe de Estado de junio no ha aportado cambios en la habitual práctica de violaciones de los derechos humanos por parte de las autoridades centrales de Jartum. Como prueba de ello señala nuevas matanzas efectuadas por el ejército en la ciudad de Wau el pasado 19 de julio. También se cita la desaparición de unas 40 personas en Jartum el pasado octubre, todas ellas miembros de las comunidades dinka y nuba, no musulmanas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS