Reportaje:

El número de objetores de conciencia al servicio militar se ha duplicado desde 1986

El número de jóvenes que anualmente se declaran objetores al servicio militar ha pasado de 6.407 en 1986 a 13.130 el pasado año, según datos del Consejo Nacional de la Objeción de Conciencia (CNOC). La cifra correspondiente a 1989 es la más alta desde que entró en vigor la ley de objeción de conciencia, en 1984, incluso superior a la que se produjo en 1985 (12.175) como consecuencia de la acumulación de expedientes de años anteriores, y revela un aumento creciente del número de objetores.

El incremento del número de jóvenes que objetan al servicio militar ha continuado en enero de este año, mes en que se han presentado 1.572 declaraciones ante el CNOC. Si este ritmo se mantuviera a lo largo de 1990, la cifra anual podría acercarse a los 20.000 objetores, más del triple que en 1986. No parece, sin embargo, probable, pues la avalancha de declaraciones se produce, según las fuentes consultadas, entre los últimos y los primeros meses del año, inmediatamente después del sorteo de la mili.El crecimiento del número de declaraciones de objeción presentadas se corresponde, como es lógico, con un incremento parejo en la cifra de objetores reconocidos por el Consejo. Así, a las 13.130 declaraciones presentadas en 1989, corresponden 12.140 objetores reconocidos; y las 1.572 solicitudes de enero de 1990 están en relación con las 999 resoluciones positivas del mismo mes. La diferencia obedece no sólo a los expedientes rechazados por el CNOC, sino también a que el ritmo de presentación de objetores es superior al de resoluciones.

Desfase

En cambio, hay un considerable desfase entre la cifra de objetores facilitada por el Consejo para 1989 (12.140 reconocidos) y la difundida por el Ministerio de Defensa en noviembre pasado (1.317). La notor¡a diferencia entre ambos datos se debe a que Defensa sólo contabiliza a los objetores del reemplazo que se sortea que ya han sido reconocidos como tales. Por ejemplo: si un joven pide prórroga por estudios y, tras la misma, se hace objetor, Defensa no lo incluye en su porcentaje de objetores.Quien si lo contabiliza es la Oficina para la Prestación Sustitutoria de los Objetores de Conciencia (OPSOC), dependiente del Ministerio de Justicia, pues las cifras facilitadas por dicha oficina, que se refieren al número de jóvenes de cada contingente que objetan a la mili, son permanentemente actualizadas.

Sin embargo, también aquí hay elementos de confusión, ya que, cuando la OPSOC dice que en el contingente de 1990 hay 2.131 objetores, está dando una cifra provisional, pues la mayoría de los jóvenes que objetan lo hacen después de haber consumido alguna prórroga al servicio militar, según el responsable de la oficina, José Miguel Oliva.

Los jóvenes pueden declararse objetores durante 16 años, hasta que cumplen los 34; por lo que, en teoría, habría que esperar al 2.005 para saber el número definitivo de objetores de la quinta del 90. Sin llegar a este límite, Oliva afirma que la cifra de objetores de cada contingente crece de forma importante hasta cinco años después de que le hubiera correspondido hacer la mili.

Así, frente al 0,36% de objetores que, en noviembre pasado, daba Defensa para 1990, y frente al 0,93% que da la OPSOC en estos momentos, las proyecciones del Ministerio de Justicia apuntan a un porcentaje final próximo al 2% del contingente. Este porcentaje situaría a España por delante de Francia (1%), muy cerca de Holanda e Italia (2,5%) y lejos aún de Dinamarca (3,50/), Bélgica (5%) y la República Federal de Alemania (10%).

Faltan 7.000 voluntarios

Por otra parte, sólo 8.006 jóvenes se han presentado como candidatos a las 15.205 plazas convocadas para realizar el servicio militar como voluntario especial en 1990, según datos del Ministerio de Defensa, referidos al 31 de diciembre pasado. La fórmula del voluntariado permite realizar la mili con un sueldo que puede llegar a las 70.000 pesetas mensuales, siempre que se adquiera un compromiso que oscila entre los 18 meses y los 2 o 3 años.El Ministerio de Defensa ha realizado este año una importante campaña para promover el voluntariado especial, ya que del éxito de este sistema depende la existencia de una futura tropa profesional, así como de los militares de empleo, que complementarán a los de carrera.

Fuentes del Ministerio de Defensa han indicado que algunas de las modalidades siguen abiertas, por lo que se espera que se produzcan nuevas solicitudes durante este año.

Según las mimas fuentes, "las 15.000 plazas convocadas constituyen un techo teórico", pero "las que se necesitan realmente son los 5.545 voluntarias especiales" incluidos en el contingente de 1990.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS