Aparente retorno a la calma en el Asia central soviética

La calma parecía haber vuelto ayer al Asia central soviética, al normalizarse la situación en Dusanbe, capital de la república de Tayikistán, y desvanecerse los rumores que informaban de graves enfrentamientos étnicos en la mítica Samarcanda, en Uzbekistán.Una manifiestación pacífica y de apoyo a la perestroika reunió el pasado sábado a unas 3.000 personas, durante cerca de cinco horas, en Alma Ata (Kazajstán). Según Trud, diario de los sindicatos soviéticos, los participantes en el acto reclamaban "más justicia en las elecciones" y subrayaban la necesidad de "unidad dernocrática".

En Tashkent, capital de Uzbekistán, un portavoz oficial declaró que todo estaba en calma. El Ministerio soviético del interior había desmentido ya que se hubiese establecido el toque de queda en Samarcanda para acabar con los supuestos ataques antiarmenios.

Más información
Ni comunismo m capitalismo
Conservadores en lo económico, socialdemócratas en lo demás
Húngaros y polacos quieren integrarse en un gran mercado común europeo
Un futuro socialdemocracia
Los europeos 'votan' por una sola Alemania
Centenares de rumanos asaltan la sede del Gobierno provisional
El sistema de partidos en Hungría

En cuanto a Tayikistán, donde ha vuelto la calma tras el envío de tropas desde Moscú, el último balance de víctimas de los choques étnicos de los últimos 10 días sitúa el número de muertos en 22, según comunicó a la agencia oficial Tass el adjunto al fiscal de la república Evgueni Zajarov.

Por otra parte, una encuesta publicada en el semanario de gran tirada Argumenti i Fakti muestra que los votantes de Moscú prefieren a los radicales de Boris Etlstin por encima del partido comunista oficial.

Entre tanto, grupos ultranacionalistas rusos celebraron ayer en Moscú un mitin durante el cuál lanzaron fuertes críticas a la dirección del Kremlin.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS