El Kremlin exige a Lituania que retire su independencia para negociar

RODRIGO FERNÁNDEZ Alexandr YakovIev, miembro del Consejo Presidencial y del Politburó del Partido Comunista soviético, confirmó que para negociar con Lituanla esta república debería regresar a la situación previa a la proclamación unilateral de la independencia lituana.

"Las acciones tomadas en los días siguientes al 10 de marzo perjudican a la perestroika, también en Lituania, y van contra el viraje histórico que está ocurriendo en el país", declaró Yakovlev a la agencia Tass.

El dirigente soviético dijo que la reunión que mantuvo el martes pasado con los diputados lituanos había sido 'Tranca por ambas partes" y que "un diálogo normal" sólo "es posible en base a la situación que existía el 10 de marzo". El 11 de marzo, el Parlamento lituano proclamó la independencia.

Los medios informativos soviéticos también dieron a conocer ayer la respuesta del Soviet Supremo de Lituanla al llamamiento formulado por Gorbachov para que se revocara la declaración de independencia. Los lítuanos piden que Moscú acepte comenzar negociaciones inmediatamente para resolver los problemas entre ambas partes. Observadores políticos subrayan el carácter conciliatorio del documento, pues por primera vez los lituanos aceptan que la Constitución soviética debe ser tomada en cuenta en las discusiones. "El Soviet Supremo de Lituania está dispuesto a discutir mediante el diálogo el espíritu y la letra de las actas aprobadas tanto desde el punto de vista del Derecho Internacional como de la Constitución de la URSS", se dice en el documento.

Obreros rusos

Entre tanto, en Vilna, mientras unos 2.000 lituanos organizaban ayer un piquete ante la fiscalía republicana, los obreros rusos declaraban una huelga de una hora. Los lituanos protestaban contra la expulsión del personal de la fiscalía por parte de efectivos del Ejército soviético, llevada a cabo después de que el Kremlin se negara a reconocer al fiscal nombrado por el Parlamento lituano. Los rusos que viven en Lituania, por su parte, paralizaron más de veinte fábricas advirtiendo que podrían iniciar una huelga política de graves consecuencias económicas si las autoridades de la república insistieran en romper con la URSS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por otra parte, el Partido Comunista de Letonia comenzó ayer su XXV Congreso, que posiblemente terminará en una escisión de este partido político. A diferencia de lo que ha ocurrido en Lituania y Estonia, la ruptura será promovida por la minoría letona que insiste en independizarse de Moscú. Aproximadamente, un 65% de los delegados al Congreso han manifestado su adhesión al PCUS. A pesar de los esfuerzos, por mantener la unión del partido, la mayoría de los analistas estiman que la escisión es inminente. Así lo demuestra el hecho de que incluso se ha fijado ya una fecha para el congreso constituyente de los comunistas independientes letones: el 14 de abril.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS