El MOPU hará un censo de viviendas con cemento aluminoso

El ministro de Obras Públicas, Javier Sáenz Cosculluela, expresó el miércoles, en una visita a Barcelona, la inquietud de su departamento por el problema detectado en el barrio del Turó de la Peira por la degradación de las vigas de cemento aluminoso. El ministro, explicó que su departamento ya ha empezado a colaborar con la Generalitat en la elaboración de un censo de las viviendas que pueden estar construidas con este material.Sáenz Cosculluela afirmó que el Ministerio de Obras Públicas (MOPU) pretende efectuar un estudio sobre la incidencia de este material en el parque de viviendas de toda España. El ministro insistió, sin embargo, en que la degradación del cemento aluminoso no es un fraude de sus fabricantes (la empresa Cementos Molins), sino que obedece a una utilización incorrecta en una época en que los materiales de la construcción no estaban controlados. El ministro añadió que todavía es "prematuro" hablar de la contribución económica del MOPU a la solución del problema.

La inspección de los pisos del Turó de la Peira no empezará en su totalidad hasta enero de 1991 debido a la proximidad de las fiestas navideñas. Tampoco está previsto que comience antes del mes próximo la reparación de los tres edificios de la calle del Cadí afectados por el hundimiento del día 11 de noviembre, cuyas 60 famillas siguen alojadas en hoteles informa Joaquima Utrera.

El buen estado de la cimentación del bloque parcialmente hundido permite descartar la posibilidad de derribo total, temida por los vecinos. La reparación y consolidación, tanto del inmueble siniestrado como de los colindantes, plantea además del reforzamiento estructural con vigas metálicas, la renovación de la fontanería y el aislamiento térmico, según el proyecto elaborado por la comisión técnica que dirige el arquitecto Víctor Seguí.

Los técnicos han detectado que estos edificios padecen serios defectos en los sistemas de desagüe y de aislamiento térmico, lo que ha acelerado el deterioro de las vigas de cemento aluminoso, especialmente sensibles al calor y a la humedad.

Los residentes en el centenar de pisos del Turó de la Peira que en las últimas semanas han tenido que ser apuntalados tendrán que desalojar sus domicilios cuando se proceda a su reparación, según dijo Seguí, basándose en la complejidad de los trabajos a realizar. Para estas familias, el Ayuntamiento buscará pisos de alquiler amueblados o bien alojamiento en hoteles.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS