El Ayuntamiento dedicará una calle y un monumento a Concha Piquer

La tonadillera Concha Piquer, que falleció el pasado miércoles en su domicilio de la Gran Vía, endrá un monumento y una calle de Madrid dedicados a su memoria. El alcalde, Agustín Rodríguez Sahagún, anunció el viernes su intención de encargar en breve la obra, aunque no precisó ni el autor ni el lugar donde será erigida. Según Rodríguez Sahagún, Concha Piquer es "un símbolo de Madrid".

En la Comisión de Gobierno del viernes también se aprobó el gasto de 25 millones de pesetas dedicado a restaurar el conjunto escultórico que recuerda al escritor Miguel de Cervantes en la plaza de España.

En la misma sesión se acordó ubicar en tres isletas de la calle de Artura Soria otros tantos monumentos inspirados en la caza mayor. En el cruce con López de Hoyos se erigirá un conjunto dedicado a la cabra hispánica, el ciervo y el rebeco. En la intersección con Gregorio Benítez, el del jabalí, el corzo y el gamo, y en la de José del Hierro, el del muflón, el arruí y el lobo. Todas las esculturas han sido donadas por los hermanos Ancarso Carazo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS