Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Verdaderos europeos

Sucedánea de ciudadanía europea es aquella, deseada por Pedro Solbes, que de manera negativa meramente vela para que no seamos "peor tratados que las mercancías" (véase EL PAÍS de 13 de diciembre). El contenido es mezquino y pobretón.. Es ofrecer gato por liebre proponer cambiar un estado de extranjero privilegiado por otro de nacional comunitario que puede ser inferior incluso al de la doble nacionalidad ostentada por algunas personas extracomunitarias que residen en ciertos países de la CE.Una ciudadanía europea que valga la pena debe ser una conciudadanía, configurada por el trato indiscriminado e indiferenciado de residentes comunitarios extranjeros y residentes nacionales en todos y cada uno de los países comunitarios, tanto en cuanto a derecho de ciudadano como a obligaciones se refieran.

Como primer paso, el Parlamento Europeo debería pedir la vinculación de todas las naciones de la CE a una normativa legal que exigiría una única interpretación legal de toda la legislación nacional (incluso la que afecta a anuncios de empleo en los sectores privado y público) que excluye en la actualidad a personas no nacionales, de modo que se interpretaría a incluir por antonomasia a cualquier residente comunitario extranjero. Asimismo debería exigir la interpretación nacional de cualquier referencia a la obligatoriedad de la presentación de documentos personales, educativos, profesionales o similares, con la particularidad de expedición nacional, como incluso de aquellos expedidos en cualquier nación comunitaria cuando sean presentados por un residente comunitario extranjero.-

Departamento de Biología Animal y Ecología de la Universidad de Murcia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS