Koeman dice que Cruyff ha contribuido a su inestabilidad

Ronald Koeman se siente disgustado con los servicios técnicos del Barcelona por haber contribuido a su inestabilidad desplazándole en los últimos partidos de su demarcación natural, la de defensa libre, para ubicarle en una más arropada y propia de un marcador. Aunque públicamente intenta evitar manifestaciones críticas, se siente maltratado. Fuentes próximas al holandés, que cree encontrarse en un momento de forma impecable, indican que se encuentra incómodo en la nueva posición que le ha dado su compatriota Johan Cruyff porque limita sus verdaderas posibilidades. El jugador da a entender que Guardiola ha pasado a desarrollar las funciones que hasta ahora realizaba él. Precisamente, Guardiola ha iniciado las negociaciones para formalizar su contrato con el primer equipo con una cláusula de rescisión de 500 millones de pesetas.

Marcajes más férreos

Koeman describe sus actuales funciones diciendo: "Ahora estoy jugando para el equipo. Eso es bueno, aunque un futbolista siempre busca también lo mejor para él", según informa Rafael Carbonell; "lo cierto es que estoy sometido a unos marcajes mucho más férreos que antes", prosigue, "y por eso Guardiola ha asumido la dirección".

"Mi estado flisico es superior incluso al que tenía antes de la lesión en el tendón de Aquiles sufrida la pasada temporada", tercia el holandés en clara respuesta a la pregunta de si su nueva ubicación se debía a problemas físicos. Koeman, que entiende que hay una corriente de opinión en su contra, no desmiente que haya solicitado la confianza y la continuidad en el equipo a Cruyff cuando el entrenador se planteó sentarle en el banquillo. "Ese no es el tema", contesta; "el sistema del Barcelona se monta ahora pensando en el contrario. No creo que Cruyff mantenga siempre a cuatro defensas, sino que puede volver a contar exclusivamente con dos".

Pese a su precaria situación, Koeman no tiene ningún reparo en elogiar el juego desplegado por Guardiola: "Lo dirige y distribuye bien. Me gusta. Lo hace como yo lo haría. Tiene características muy similares a las mías".

El Barcelona ha iniciado las gestiones para mejorar el contrato de Guardiola, que inició la temporada como jugador del cuadro filial. El joven centrocampista, que cobraba 1.400.000 pesetas de ficha anual, percibirá una cantidad similar a la que en su día cobraron Milla y Amor al ascender a la plantilla profesional, es decir cerca de siete millones. La cláusula de rescisión ascenderá a 500 millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS