LA CONFERENCIA DE MADRID

La foto acusadora

Israel acusó a Sirla de tiranía e implícitamente la comparó con la Alemania nazi. Siria presentó una fotografia del primer ministro israelí, Isaac Shamir, cuando tenía 32 años y era buscado como uno de los asesinos del mediador de la ONU, el sueco Folke Bernardotte, y su asistente francés, acribillados por extremistas judíos en Palestina, el 17 de septiembre de 1948.El proceso de paz nació bajo el signo del más implacable rencor. Shamir dijo que, bajo la opresión del presidente sirio, Hafez el Asad, millares de judíos que no pudieron huir de la tortura "viven en perpetuo terror" en Sirla y que los libaneses y los propios sirlos sufren el yugo de la crueldad del régimen de Damasco. "Pero no hemos venido a hablar de esto", afiadió Shamir.

Más información
Malhumorado e impaciente
Aviones israelíes

Se equivocaba: el contraataque fue vitriólico. Faruk al Shara, ministro de Exteriores de Siria, dejó a un lado el texto de su discurso y sacó un se busca con una foto de Shamir de los días en que pertenecía a las bandas de terroristas judíos.

Shara no dejó pasar la oportunidad de mencionar la estatura de Shamir. "Un metro sesenta y cinco centímetros", dijo con desdén. En árabe, uno de los peores insultos es Azaar. Literalmente quiere decir "hombre pequeño", aunque en este caso no hacía referencia a la estatura física.

Para Siria, los verdaderos terroristas están en Israel. Aparte del asesinato de Bernardotte, Shara mencionó los poco conocidos casos de piratería aérea llevados a cabo por agentes del Estado judío. El primer secuestro aéreo perpetrado en Oriente Próximo fue en diciembre de 1954. Cazabombarderos israelíes interceptaron un avión de pasajeros de Siria y le obligaron a aterrizar en el aeropuerto de Lod. Según el historiador Noam Chomsky, el entonces primer ministro israelí quería tomar rehenes para canjearlos por soldados presos en Damasco. Shara también aludió a otro caso de secuestro aéreo cometido por Israel: el 4 de febrero de 1986, la aviación israelí interceptó un avión libio en el que viajaban altos funcionarios sirios a los que, tras ser interrogados durante varias horas, se les permitió seguir viaje hacia Damasco.

"Los israelíes hablan de terrorismo sirio y libanés. Pero son ellos los terroristas", dijo el ministro sirio mirando directamente a la delegación israelí. Pero Shamir ya había partido y volaba a Tel Aviv.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS