LA URSS SE DESINTEGRA

Gorbachov pide pide a Occidente que apoye a la Comunidad de Estados Independientes

Mijaíl Gorbachov entregó ayer la vara de mando a Borís Yeltsin. La reunión de los dos presidentes en el Kremlin se prolongó a lo largo de casi ocho horas, lo que da idea de que el relevo no fue fácil. Gorbachov interrumpió las conversaciones durante media hora para conversar con el primer ministro británico, John Major, actual presidente del Grupo de los Siete, y pedirle que Occidente se vuelque en apoyo a la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Más información
Las universidades de EE UU ofrecen empleo al político caído
Los archivos secretos

El único testigo de la transcendental reunión fue Alexandr YákovIev, asesor de Gorbachov y cerebro de la perestroika, según la televisión soviética. YákovIev asistió a la cesión de la vara de mando, que en un país nuclearizado como la ex Unión Soviética adopta la forma de maletín con las claves para el uso de los misiles nucleares.El presidente de la ex URSS utilizó la conversación de media hora con Major para pedir al mundo el apoyo a la Comunidad -de Estados Independientes "en el difícil periodo de su puesta en marcha", y especialmente para Rusia, "que ha asumido el papel de locomotora de las transformaciones democráticas", según la nota difundida anoche por Tass. La solicitud de este apoyo supone un cambio sustancial en la posición de Gorbachov, que a lo largo de las dos semanas que han transcurrido desde que se creó la CEI había manifestado primero su oposición y luego una serie de claras reticencias.

Mijaíl Gorbachov, según informó también la agencia oficial, expresó a Major "su deseo de que la nueva Comunidad llegue a ser viable", y afirmó "que desde ahora no hay una tarea más importante que la de asegurar el éxito de las reformas y la consolidación de la concordia social". En la reunión del Kremlin, siempre según la versión oficial, los dos presidentes fueron conscientes de "su responsabilidad común ante el país y el mundo" en el impulso de "las transformaciones democráticas que empezaron hace varios años".

El presidente Borís Yeltsin aprovechó para ponerse ayer en contacto telefónico con el presidente George Bush. Durante 25 minutos de conversación le urgió a que hiciera público el reconocimiento de la nueva república. Larespuesta de Bush no fue inmediata, pero ayer fuentes de la Administración norteamericana aseguraron que el próximo jueves Estados Unidos reconocerá a Rusia como heredera de la extinta Unión Soviética, tras informar a sus aliados. "Haremos un reconocimiento de facto, que supondrá que Rusia tendrá todos los derechos y privilegios de la antigua Unión Soviética", dijo anoche un funcionario estadounidense.

Pasa a la página 3

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Estados Unidos reconocerá a Rusia el próximo jueves

Viene de la primera página Estados Unidos se ha decidido a aceptar lo inevitable. El reconocimiento de Rusia como heredera de la antigua Unión Soviética, que se hará oficial el jueves, irá acompañado por el establecimiento de medidas similares para las otras nuevas repúblicas. El viaje del Secretario del Departamento de Estado, James Baker, a las cuatro repúblicas que poseen armas nucleares (Rusia, Ucrania, Kazajastán y Bielorrusia) parece haber disipado los temores de la administración norteamericana.

Mijaíl Gorbachov, según informó la agencia oficial Tass, expresó a Major "su deseo de que la nueva Comunidad llegue a ser viable" y afirmó "que desde ahora no hay una tarea más importante que la de asegurar el éxito de las reformas y la consolidación de la concordia social". En la reunión del Kremlin, siempre según la versión oficial, Gorbachov y Yeltsin fueron conscientes de "su responsabilidad común ante el país y el mundo" en el impulso de Ias transformaciones democráticas que empezaron hace varios años".

La agencia rusa Interfax agregó que en la conversación telefónica con Major, el líder soviético había hablado de su inmediato abandono del cargo, que iba a producirse "dentro de los dos días siguientes"; es decir, hoy o mañana. Gorbachov tiene previsto despedirse del pueblo soviético en una alocución televisada en la que valorará la nueva situación política creada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS