El director de cine Joseph L. Mankiewicz fallece a los 83 años

Fue autor de películas como 'Julio César', 'Eva al desnudo' y 'La condesa descalza'

El director y productor norteamericano Joseph L. Mankiewicz falleció ayer a los. 83 años de edad en Bedford, ciudad del Estado de Nueva York (Estados Unidos), según anunció su representante. A la hora de cerrar esta edición no se había dado a conocer la causa de su muerte. Mankiewicz -autor de películas como La Huella, Mujeres en Venecia, Cleopatra o Eva al desnuda-, dirigió a actores como Marlon Brando, Ava Gardner, Humphrey Bogart y Bette Davis, y estaba considerado como una de las personalidades más inteligentes del cine contemporáneo.

Joseph Leo Mankiewicz; nació el 11 de febrero de 1909 en el pequeño pueblo de Wilkes Barre, en Pensylvania. En 1925, comenzó estudios de siquiatría, que abandonó muy pronto para matricularse en la Facultad de Letras, donde en sólo tres anos consiguió la licenciatura en Arte.En 1928, Mankiewicz trabajó de corresponsal del Chicago Tribune en Berlín y traductor al inglés de los subtítulos de las películas alemanas. Estos trabajos le permitieron conocer a los más destacados cineastas alemanes del momento. A través de estas amistades, y gracias a su labor periodística, Mankiewicz: se introdujo en los círculos culturales berlineses.

La primera película que dirigió fue Dragonwyck, en 1946, un guión suyo producido por Lubitsch. A partir de ahí, fue autor de una veintena de filmes, generalmente escritos por él -todos los historiadores resaltan su enorme capacidad para escribir diálogos funcionales y de gran altura-, con títulos tan importantes como El fantasma y la señora Muir (1947) o Carta a tres esposas (1948).

En 1950 realiza una película inmortal sobre el mundo del espectáculo y sus crueles bambalinas, Eva al desnudo, con Bette Davis en plan de estrella y Ann Baxter, además de contar, en un pequeño papel con Marilyn Monroe. La década de los 50 fue absolutamente brillante en la obra de Mankiewicz. En 1953 rueda Julio César, adaptación de la obra de Shakespeare, en la que rayan a enorme altura las interpretaciones y la forma de declamar de Marlon Brando, James Mason o John Gielgud. Un año más tarde, la pelícuia mítica de Ava Gardner, La condesa descalza, en la que la actriz es replicada por Humphrey Bogart en una escenografia de ambiente español.

En 1958 realiza De repente, el último verano, trasposición a la pantalla de la pieza teatral de Tennessee Williams, en cuyo reparto intervienen Elizabeth Taylor, Katherine Hepburn y Montgomery Cliff.

De 1961 a 1963 se ocupa de una superproducción, Cleopatra, de nuevo con Elizabeth Taylor, acompañada por Richard Burton y Rex Harrison. En los años 70 realiza El día de los tramposos y tres años después La huella, con Laurence Olivier y Michael Caine.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS