Imágenes, palabras

Dijo Mankiewicz, el pasado septiembre, a Carlos Heredero -crítico de cine de Diario 16- estas luminosas palabras: "Cuando hace 20 años me retiré definitivamente del cine, éste ya no me quería y yo tampoco a él: se había convertido en una fábrica de productos mecánicos, los guiones ya casi no hacía falta escribirlos y la importancia de los diseños era superior a la calidad de los textos. En mi época, escribir bien un guión y construir unos diálogos inteligentes era fundamental. Sin una sólida base literaria no se podía contar una historia con suficiente entidad. En el cine que yo concibo las imágenes y las palabras tienen idéntica importancia. Ahora, en cambio, parece que todo consiste en fotografiar con nuevas tecnologías la mayor cantidad posible de acción. Es algo por lo que nunca me he sentido atraído". Perfecto autorretrato.

Más información
Con Joseph Mankiewicz se apaga una de las últimas sombras del esplendor de Hollywood

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS