El mayor estafador en la historia de la Bolsa de Lisboa ha sido detenido en Estados Unidos

El agente bursátil portugués Pedro Caldeira, acusado de estar implicado en la mayor estafa de la historia de la Bolsa de Lisboa, fue capturado el pasado viernes, día 19 en Estados Unidos, después de estar ocho meses fugado de la justicia de su país.Según los cálculos más recientes, las estafas de la empresa encabezada por Caldeira superan los 3.000 millones de escudos (más de 2.000 millones de pesetas).

El abogado de Caldeira, Rodolfo Lavrador, confirmó ayer en Lisboa la detención y reveló que el ex corredor bolsista preparaba su regreso en breve a Portugal para entregarse a las autoridades.

"Pedro Caldeira ya tenía las maletas listas y me había dado instrucciones para tratar su presentación ante el tribunal. Mañana lunes [por hoy] yo tenía prevista una reunión relacionada con el caso", agregó el abogado Lavrador.

En su fuga, Caldeira, acompañado de su mujer y dos hijas menores, se refugió primero en España, posiblemente en Marbella (Málaga), donde tenía una de sus muchas casas.

Según varios medios, posteriormente se dirigió a Brasil y a otros países americanos antes de llegar a Estados Unidos, donde fue localizado el pasado viernes, día 19.

El escándalo fue conocido el 24 de julio del pasado año, poco tiempo después de que la Radiotelevisión de Portugal emitiera un programa en el que Pedro Caldeira era presentado como una especie de superhombre de negocios, guapo, bien relacionado, de gustos exquisitos y un triunfador.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Posteriormente se supo que la firma Caldeira S A, acumulaba deudas millonarias y se dedicaba a operaciones financieras de dudosa legalidad.

Las víctimas de Caldeira son conocidos empresarios, un general e, incluso, una estrella de la televisión, Carlos Cruz, presentador del programa Un, dos, tres en Portugal y propietario de una empresa que tiene los derechos de la mayor parte de los concursos televisivos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS