Una difícil cohabitación

, La decisión del Tribunal Supremo abre un nuevo periodo de inestabilidad en Pakistán, que se enfrentará a una dificil relación entre sus dos gobernantes máximos: Gulam Ishaq Jan y Nawaz Sharif, presidente y primer ministro, respectivamente. Dos hombres enérgicos y dos enemigos irreconciliables.

Del lado de Ishaq Jan, la experiencia, 78 años, y el autoritarismo en el desempeño de los más diversos puestos en un país gobernado casi ininterrumpidamente por militares y leyes marciales desde su creación en la partición del subcontinente indostánico e indepenencia del imperio británico en 1947. Del de Sharif, la voluntad férrea y la decisión de un hombre de 43 años convencido de que tiene un gran respaldo popular, además de la bendición de los maulanas (teólogos islámicos) de la Liga Musulmana, que él dirige.

Más información
El Supremo de Pakistán restablece el Parlamento disuelto y el Gobierno

Ishaq Jan apoyó a Sharif para que llegara al poder hace 30 meses, creyendo que el alumno sería siempre fiel al profesor, pero la rebeldía de aquél, que quiso privar a su dominante jefe de Estado de las prerrogativas que la Constitución otorgaba al asesinado presidente Mohamed Zia Ul Haq, desató un odio sin igual entre los dos dirigentes.

Privadamente, Nawaz Sharif acogió la decisión presidencial de abril pasado afirmando que había que "linchar al viejo". Nadie duda de que anoche, cuando Ishaq preparaba el comunicado en el que aceptaba la decisión de los magistrados, de su boca salían chispas contra el "inexperto" que le ha asestado esta inesperada bofetada política.

Ambos dirigentes se acusaron cuando compartían el poder de que el contrario le boicoteaba y conspiraba con unos y con otros para asestarle el golpe más bajo posible. Tanto es así que el presidente no dudó en reconciliarse con la líder de la oposición Benazir Bhutto, por aquello de que el enemigo de mi enemigo mi amigo es. Y Sharif, por su parte, logró estrechar el círculo del presidente hasta que a éste se le hizo difícil respirar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS