Los rebeldes y las tropas de Azerbaiyán guardan a tensa tregua

El jefe del Parlamento azerbaiyano, Heydar Alíyev, celebró ayer consultas con las fuerzas políticas del país, tras la huída el día anterior del presidente, Abulfaz Elchibéi. Mientras tanto, a unos 80 kilómetros de Bakú, la capital, las tropas del Gobierno y los insurgentes de Surat Hüseynov mantenían una tensa tregua y seguían el desarrollo de los acontecimientos, sin pasar, de momento, a la acción armada.Elchibéi, que huyó en helicóptero a su tierra de origen, la república autónoma azerbaiyana de Najicheván, no había renunciado a su cargo y mantenía contactos telefónicos con Alíyev. La sesión del Parlamento celebrada el viernes no transfirió las competencias presidenciales a Alíyev, quien afirmó que lo importante no era clarificar las competencias en ausencia del presidente, sino buscar una salida para la crisis.

El presidente estaba en Keleki, su pueblo natal, y explicó su súbita marcha, alegando que tenía "cosas que hacer", aunque se mostró dispuesto a volver a Bakú, la capital de la república, "hoy o mafiana", dijo Alíyev, tras hablar con Elchibéi.

Comentando la intervención televisiva, en la que declaró asumir personalmente las funciones del ausente, Alíyev manifestó que "nadie intentaba cesar al presidente ni hacerse con sus competencias".

Justificación

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El secretario de Estado, Alí Kerimov, justificó la huída del presidente y dijo que Elchibei se había visto en el dilema de elegir entre utilizar la fuerza para impedir la entrada de Hüseynov en Bakú o ceder a la presión para evitar una lucha fratricida.

En el frente bélico contra Armenla, las unidades del Ejército azerbaiyano consiguieron frenar ayer la ofensiva armenia hacia la ciudad de Agdam (fuera del enclave del Alto Karabaj), según informó Interfax, citando fuentes del ministerio de Defensa de Azerbaiyán. Los azerbaiyanos habrían conseguido recuperar los nueve pueblos que los armenios habían conquistado esta semana, aprovechando el conflicto interno entre Bakú y los insurgentes de Hüseynov.

En la república de Ucrania, por otra parte, los mineros interrumpieron ayer la huelga general que han mantenido durante 12 días. Sin embargo, un portavoz sindical aseguró que reanudarán las protestas si no se celebran elecciones antes de fin de año. Además, el primer ministro, Leonid Kuchma, dijo ayer que dimitirá porque el presidente de la república, Leonid Kravchuk, le ha arrebatado todos sus poderes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS