Soldados turcos disparan contra territorio armenio

El primer incidente en la frontera entre Armenia y Turquía desde la movilización la semana pasada de tropas turcas se produjo ayer, cuando varias ráfagas de fusil y ametralladora disparadas desde Turquía alcanzaron territorio armenio, según denunciaron las fuerzas guardafronteras rusas emplazadas en Armenia. El mando ruso, que vigila la demarcación entre ambos países a raíz de un acuerdo bilateral firmado con Armenia, ha expresado su preocupación por la concentración de unidades del Ejército turco, con carros blindados y artillería, cerca de la raya.La noticia del primer incidente en la frontera armenio-turca coincide con las declaraciones hechas en Bakú, la capital azerbaiyana, por Eyüb Asik, líder parlamentario del partido turco Madre Patria, quien alude a que Turquía podría ayudar militarmente a Azerbaiyán. "El Gobierno turco está dispuesto a dar ayuda militar a Azerbaiyán en caso de una escalada de las acciones bélicas por parte de Armenia en esta región", ha dicho Asik, que encabeza una delegación de diputados en visita oficial en Bakú.

Ankara envió refuerzos a la frontera con Armenia como respuesta a los avances de las tropas armenias del Alto Karabaj, que ya dominan no sólo este enclave donde los armenios son mayoría, sino también prácicamente todo el suroeste de Azerbaiyán.

Heydar Alíyev, presidente azerbaiyano en funciones y jefe del Parlamento, está dispuesto ahora a negociar directamente con el Alto Katabaj el fin de las hostilidades. Azerbaiyán se negaba antes a discutir con los dirigentes del enclave y aceptaba hacerlo sólo con Armenia, por más que ésta dijera que su Ejército no combate en Azerbaiyán y que no controla ni a las autoridades ni a las fuerzas armadas karabajíes.

Con el regreso de Alíyev al poder también ha cambiado la actitud de Azerbaiyán hacia Rusia. El anterior Gobierno, dominado por el nacionalista Frente Popular, congeló su ingreso en la Comunidad de Estados Independientes (CEI), al tiempo que enfrió notablemente las relaciones con Moscú. Alíyev se encuentra ahora en la capital rusa tratando de restablecer los buenas relaciones que mantenían ambos países y de encontrar apoyo para detener a los armenios del Alto Karabaj. También piensa participar con plenos poderes en la próxima cumbre de la CEI, fijada para el 24 de septiembre en Moscú.

"Rusia no puede permanecer indiferente frente a uno de los más agudos problemas de la región del Cáucaso", dijo Alíyev tras entrevistarse con el presidente ruso, Borís Yeltsin. El líder azerbaiyano, además de reunirse con otros altos dirigentes rusos, también lo hará con la primera ministra turca, Tansu Ciller, que llega mañana a Moscú.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS