Luis de Pauloba, operado de las secuelas de la cornada en la boca

El matador de toros Luis de Pauloba ha sido intervenido de nuevo quirúrgicamente en la boca, donde guarda secuelas de la gravísima cornada que sufrió el domingo de Resurrección de 1991 en Cuenca. La operación, de la que se recupera en su domicilio de Aznalcóllar (Sevilla), tuvo lugar la pasada semana en el mismo hospital madrileño en el que se debatió entre la vida y la muerte después de aquel percance, y con ella mejorará su capacidad de dicción al habérsele arrancado trozos de músculos que le dificultaban el habla y la respiración.El torero, que continúa sin visión en su ojo izquierdo por el aplastamiento del nervio óptico que sufrió también en la cogida, visitará una clínica barcelonesa especializada en este tipo de lesiones, donde le han ofrecido esperanzas de recuperar parte de la visión. De no dar frutos este tratamiento, acudiría a Estados Unidos el próximo invierno con el mismo fin. Estos problemas no le impiden participar, a partir de esta semana, en varios tentaderos en las ganaderías de Carlos Núñez, Maria del Carmen Camacho, El Serrallo y Javier Camuñas, donde preparará la temporada que considera de su confirmación oficial como figura del toreo, según indica su apoderado, José Luis Cazalla.

Pauloba inicia la campaña el 6 de febrero en Valdemorillo (Madrid), y el apoderado informa de que tiene apalabradas sus actuaciones en Sevilla y Las Ventas, de las que dependerá el desarrollo del resto de la temporada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción