SEGUNDA DIVISIÓN B

Julían acabo con los valores asturianos

Los goles del delantero del Getafe derrotaron al Sporting

El Sporting se trajo a sus juaneles a Las Margaritas y el Getafe respondió con el oficio de los veteranos. Los últimos productos de la escuela de Mareo enseñaron las uñas en el feudo getafense y se encontraron con Julián. Dos zarpazos del delantero local bastaron.Flaqueó el filial gijonés tras el segundo gol, cuando rindió armas a los locales, pero dispuso de una hora de fe en el fútbol moderno, de calidad, que conde nó al Getafe a unas labores impropias de un conjunto que juega en su propio campo. Sin duda, influyó la consecución del primer gol, tempranero, monumento a la efectividad, pero determinó la excelente factura de los nuevos prospectos asturianos.

El Sporting Atlético presentó, de salida, sus credenciales. Un juego fluido, vertical, inteligente y rápido que puso en apuros a Caballero-hasta el punto de llevarle al borde de la expulsión en un mano a mano con un delantero gijonés. El árbitro no lo vio, o no quiso verlo, dado el escaso minutaje transcurrido, y en la siguiente jugada Julián clavó el balón en la red.

Más información

Buscar el empate

Ante tal efectividad, el Sporting olvidó los complejos y las complicaciones y se aplicó en la búsqueda rápida del empate. Aprovechó los nervios de la defensa local, del propio Caballero, y la irregularidad que proporcionaba el helado césped del campo. Sólo la torpeza de Puente le impidió obtener el premio esperado, pero el público agradeció la juventud y el desparpajo de Fredi, Dani, Morán o José Manuel, jugadores con un nivel técnico individual envidiable y educados en el fútbol moderno y vistoso, el balón al suelo, el pase corto y las triangulaciones.

El Getafe, con el marcador a favor y el descaro gijonés en contra, cedió el balón y se refugió en su campo. La consigna era proteger a Caballero y esperar. Las genialidades llegaron de la mano de Julián y, sobre todo, de Montero, que cuajó un partido excelente, pleno de fuerza, habilidad y visión de juego. El delantero getafense siempre supo parar, mirar y templar; encontró al compañero desmarcado o, si n o, eligió la jugada personal, llevando el peligro a las inmediaciones de Jesús. El público se lo supo agradecer con, una gran ovación al ser sustituido.

A Montero, no obstante, le faltó culminar su actuación con un gol. Lo buscó con ahínco, pero quien sí lo encontró fue Julián, símbolo en la mañana de ayer de oportunidad, efectividad y efectismo. El segundo tanto es el mejor ejemplo de ello y así lo reconoció el aficionado sacando pañuelos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción