La paciencia del Caribe

400 cubanos esperan en Madrid desde hace año y medio el permiso de EE UU para emigrar a Miami

"El refugiado no llega a su nuevo país con las manos vacías. Einstein era refugiado". Así reza el cartel que cuelga en el despacho de Roberto Fernández, el presidente del Centro Cubano, en la calle de Claudio Coello. Pero lo cierto es que la mayoría de los que arriban a ese local, dotado con restaurante y salón de actos, se quejan de eso: de que están con las manos vacías desde qué llegaron. Sus vaqueros de marcas no conocidas en España y las camisas raídas dicen mucho de la situación monetaria que arrastran, aunque se esfuerzan en aclarar que lo suyo no es una emigración económica, sino política.Lo mismo médicos que ingenieros, mecánicos o electricistas, la mayoría no encuentra un empresario español que se atreva a colocarle un contrato y una herramienta entre las manos. Más de cuatrocientos cubanos esperan desde hace año y medio a que la Embajada de Estados Unidos les autorice a emigrar a ese país. En 1992, el programa Exodo, que comparten los cubanos del centro con la Embajada de Estados Unidos, logró enviar en avión a 150 cubanos hacia Miami. Desde entonces, nada. Los cubanos esperan en albergues, hostales y casas de amigos.

El paso es el siguiente: el emigrante que llega a Madrid pasa al hostal Cantábrico, en la calle de la Cruz, cerca de la Puerta del Sol. Allí viven ahora mismo unos treinta. Esperan dos o tres meses hasta que la Cruz Roja les asigna un albergue para refugiados, bien en Vallecas, donde se alojan unos quince, o en el de Alcobendas, donde hay unos diez. Cuando se les acaba el plazo, han de vivir donde puedan. Y ése es el caso de Jesús Contreras Martín, de 40 años, uno de los asilados políticos que logró traer a España el dirigente del PP Manuel Fraga. Contreras tiene un niño de nueve años, y su mujer a dado a luz una niña hace pocos días. No dispone de trabajo y se queja, lo mismo- que muchos compatriotas, de que España debería facilitarle un empleo: "Si no, que no me hubiesen dejado entrar".

Situación distinta a la de Contreras es la de los socios del Centro Cubano, unos trescientos, que llegaron en su mayoría hace más de quince años (el centro se fundó hace 27), y dirigen empresas, visten buena ropa y hasta invierten en el extranjero. Es el caso de Fernando Fernández Catá, que cuenta a sus paisanos que un día llegó a botar (echar) de su local al cónsul de Cuba. Por lo demás, nunca han tenido problemas, ni los cubanos pobres, ni los ricos, con sus compatriotas de la embajada. Por eso, la versión que dio la pasada semana Héctor Díaz les suena muy extraña. Héctor contó que le patearon en la calle agentes de seguridad del Gobierno de Fidel Castro.

El miedo de ellos se centra en lo que les pudiera pasar a los familiares que dejaron en Cuba. El pasado viernes, cinco hombres y una mujer acudieron al centro para dejar su dirección, sus nombre y, en definitiva, ponerse a la cola de los que pretenden irse a Miami. Por eso algunos no querían posar en la foto para este periódico. Pero una sola frase, que era casi una orden, de Fernando Fernández Catá los convenció: "¿Ustedes temen a Castro, ustedes tienen miedo de Castro?".

¿Para qué quieren casi todos los cubanos que viven en Madrid ir a Miami? "Para ver a nuestros farniliares", responden muchos. Al rato, cuando logran sincerarse, algunos reconocen: "Y porque es mucho más fácil prosperar, hacer dinero".

Los cubanos que viven en el hostal ni siquiera creen que España sea un país xenófobo. Algunos sí, porqué no encuentran trabajo, pero otros enseguida alegan que el trabajo no está siquiera a disposición de los españoles.

La vida que llevan en el hostal es relajada. Casi todos coinciden en que en Madrid es relativamente fácil resolver, encontrar chapuzas para buscarse el sustento, bien como músicos o como camareros. Salen por las noches a locales de salsa donde algunos empresarios cubanos les dejan pasar gratis.

Sus preocupaciones son muy distintas a las de los socios del centro. Estos últimos se ocupan, como sus amigos de Miami, de que nadie invierta en Cuba.

Ni un duro para Cuba

El pasado viernes 14 de enero se publicó en el diario Abc un anuncio donde distintas asociaciones de empresarios cubanos advierten muy a las claras del peligro que corren quienes deseen invertir un duro en Cuba: "Tan pronto como la nación cubana constituya un Estado de derecho, los legítimos propietarios de esos bienes ejercerán su derecho a la recuperación de los mismos, con manifiesto perjuicio, para los adquirentes de propiedades robadas".

Pero algunos de los clientes que acuden al restaurante de Fernando Fernández Catá tienen muy claro que pretenden invertir en Cuba. "Y yo que esta gente me pondría ya a meter dinero a través de terceros, porque cuando quieran darse cuenta estará todo el pescado vendido", explica un empresario mientras mastica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción