La sociedad de un político del PP y otra que trabaja para la Xunta comparten sede

Aurelio Miras, miembro de la ejecutiva gallega del PP y de la Comisión de Obras Públicas del Parlamento autónomo, fue hasta 1994 consejero delegado de una sociedad que hoy tiene su sede social en oficinas del grupo Construcciones Paraño, SA (Copása), compañía que en los últimos cinco años ha participado en contratos de la Xunta por 11.000 millones de pesetas. Miras ha negado siempre cualquier vinculación entre ambas sociedades.

El 25% del capital de Copasa está en manos de una sociedad instrumental, Patrimonio Segoviano SA, que hace unos meses no disponía de fondos para cancelar una deuda con Hacienda, a pesar de que la empresa matriz factura al año unos 3.000 millones. Miras, secretario de emigración del PP gallego, fundó en abril de 1988 la sociedad Playa Virgen SA, junto a los tres propietarios de Copasa, José Luis Suárez, Eladio González y Pedro Sancho. Durante seis anos, compartió el cargo de consejero delegado de la empresa con Suárez y González. En este periodo, Playa Virgen siempre ha tenido su domicilio social en el piso 3º A, del número 1 de la calle Curros Enríquez, en Orense. Ésa es la misma sede que declara en sus documentos públicos Patrimonio Segoviano, copropietaria de Copasa y fundada también en 1988. En el buzón y en la puerta del piso que comparten Playa Virgen y Patrimonio Segoviano figuran sendas placas con la inscripción Grupo Paraño, junto al anagrama de Copasa. Cuando el ano pasado presentó sus cuentas ante el registro mercantil, la empresa de Miras hizo constar como teléfono un número que corresponde a las oficinas centrales de Copasa, situadas en el número 3 de la Avenida de la Habana, en Orense, como puede comprobarse en el listín telefónico. El dirigente del PP y la constructora han negando insistentemente cualquier vinculación empresarial entre ellos y sólo admiten una relación "de carácter privado". Aunque Miras abandonó sus cargos en Playa Virgen en febrero del año pasado, mantiene el seis por ciento de las acciones de la empresa.Tras el regreso del PP al Gobierno gallego, en 1990, Copasa experimentó una imparable expansión comercial. En los dos años siguientes, lo que era una pequeña empresa multiplicó por cinco sus contratos con la Xunta. Durante el mandato de los populares en Galicia, ha facturado para la consejería de Obras Públicas casi 3.000 millones de pesetas en solitario y más de 8.000 en asociación con otras firmas. Copasa atribuye esta expansión al incremento de las obras públicas realizadas en Galicia por las distintas administraciones.Hermano apoderado

Un hermano del coordinador electoral del PP gallego, Jesús Palmou -que a su vez es socio de Miras en otros negocios- también trabaja en la constructora con un poder para retirar fianzas y giros postales. Copasa fue la primera adjudicataria de carreteras y obras hidraúlicas de la Xunta en 1993.

El gerente de la constructora, José Luis Suárez, mantiene relaciones con otro destacado dirigente del PP gallego, Manuel Cabezas, diputado nacional y candidato a la alcaldía de Orense. Suárez ha firmado decenas de proyectos técnicos de obras encargados por instituciones públicas gallegas a Diagrama Ingeniería S.L, empresa de Cabezas.

Copasa ha ido creando una red de al menos cinco sociedades interpuestas. Una de ellas, Patrimonio Segoviano, fue expedientada por Hacienda en 1994, según consta en el registro mercantil. El fisco le reclamaba el pago de impuestos atrasados pero, curiosamente, la sociedad carecía de capital para saldar la deuda. La empresa matriz admite que ese mismo año la contratación fue de 3.321 millones de pesetas.

Al menos tres de estas sociedades interpuestas no han declarado en los últimos años actividad alguna, pese a que han seguido ampliando su capital, algo considerado atípico por inspectores fiscales consultados

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los 25 de Fuerteventura

En su afán por negar las vinculaciones con un miembro de la cúpula _del PP. gallego, muy próximo políticamente a su secretario general y consejero de Obras Públicas, Xosé Cuiña, Copasa reveló esta semana el dato de que en la sociedad Playa Virgen, además de Aurelio Miras y de los propietarios de la constructora, figuran otros "25 empresarios gallegos".Semejante agrupación empresarial no se corresponde con la actividad de la sociedad, que en 1993 fue inexistente, según su última declaración de cuentas. Y eso que meses antes había realizado una ampliación de capital de 81 millones de pesetas, en acciones al portador de 1.000 pesetas. Hasta que se realizó esta última operación, la inmobiliaria había funcionado con un capital de sólo un millón de pesetas. Según el propio Miras y su socio José Luis Suárez, se creó para construir apartamentos en Fuerteventura, pero una vez comprados los terrenos el proyecto no siguió adelante por causas no explicadas.

Uno de los socios ocultos de Playa Virgen era el ex recaudador del Ayuntamiento de Orense, Juan Manuel Salgado Lloves, condenado a 20 años de prisión por malversar 420 millones de pesetas en la cuenta de impuestos municipales depositada en el Banco Pastor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS