La derecha domina el archipiélago

La distribución del poder municipal no se ha alterado en el archipiélago de Baleares: manda la derecha con algunos espacios abiertos a la izquierda y los nacionalistas. El PP es el primer partido del ámbito local. Ha ganado nuevamente por mayoría absoluta la alcaldía de Palma de Mallorca, pero retrocede en apoyos y número de concejales al perder dos actas.El PSOE sigue siendo la segunda fuerza, pero cae de manera considerable, una media de cinco puntos. Izquierda Unida entra por primera vez en Palma, mientras que Nacionalistes de Mallorca-PSM crecen con fuerza. Fragmentados en la crítica estos grupos favorecerán nuevas mayorías en algunos municipios en detrimento delPP. Los Verdes, excepto en Ibiza, han fracasado. Los regionalistas de Unió Mallorquina, al borde de la exclusión, aparecen decisivos en varios pueblos y retienen tres pequeñas villas.

Más información
Los populares precisan pactos
Los socialistas ganan en concejales

El reelegido alcalde de Palma Juan Fageda sobrevive a los conflictos políticos. Tuvo que alterar la línea de campaña debido a problemas económicos personales, indirectamente relacionados con decisiones de su ayuntamiento. Ahora tendrá una oposición a tres voces, más contundente.

Los socialistas retroceden en casi todoslos pueblos de manera notable, pero el PP no consigue arrebatarles el control de los municipios importantes, como Calviá en Mallorca y Mahón en Menorca. Los pueblos y ciudades de la isla de Ibiza son del PP, mientras que Menorca y Formentera están más repartidas.

Otro éxito localizado del PSOE es el ayuntamiento menorquino de Alaior, del que desbanca al viejo alcalde del PP, que ha dominado durante más de 20 años. Por otra parte, dos ex altos cargos públicos de la transición con UCD, Francisco Tutzó, por el PP, en Mahón, y Jerónimo Albertí,con Unió Mallorquina, en Palma, han fracasado. Tutzó no es alcalde y Albertí no ha salido concejal.

Los populares son, sin duda, la formación política con mayor implantación territorial en Baleares, cimentada de manera especial en sus concejales en cada uno de los 67 municipios, extremo que no alcanzan socialistas y antiguos comunistas. Pero la vida municipal cuenta, por otraparte, con los independientes de muy distinto signo, que siguen con notable representación en diferentes ayuntamientos mallorquines. En tres importantes poblaciones de Mallorca, Inca, Llucmajor y Felanitx, las alcaldías están al albur de concejales no adscritos. Decidirán en los próximos días si gobierna el PP o PSOE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS