Bono y el Ministerio vuelven a polemizar sobre el paso de la N-III por el Cabriel

La polémica contrucción del tramo de la autovía N-III cerca de las Hoces del río Cabriel recupera protagonismo, una vez concluída la campaña electoral. El 19 de febrero pasado una nota de prensa del Ministerio de Obras Públicas anunció que había "adjudicado las obras del tramo Minglanilla-Caudete de las Fuentes a las empresas Auxini, Firmecivil y OCP con un presupuesto de 12.961 millones de pesetas".

Según una carta de José Alberto Zaragoza, secretario de Estado de Política Territorial y Obras Públicas al Consejero de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha (registro de entrada, 25 de marzo) "las noticias aparecidas en la prensa se referían, erróneamente, a la adjudicación de las mencionadas obras, cuando en realidad dicha adjudicación todavía no ha tenido lugar".

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, declaró ayer en Talavera que la carta le había "sorprendido de manera grande", informa Isabel Salvador. Se mostró partidario de que la autovía se haga y respete la Reserva Natural de las Hoces, "negociando, y no imponiendo criterios con un despotismo que ni siquiera es ilustrado a juzgar por la poca ilustración legal que hubo en relación con un trasvase declarado recientemente ilegal por el Tribunal Supremo

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS