38,000 viviendas, 25.000 empleos

Alberto Ruiz-Gallardón ya puede sumar el plan regional de vivienda a su plan de lucha contra el paro. Prometió 200.000 parados menos en cuatro años, pero desde que tomó posesión el desempleo sube.

Los técnicos de la consejería de Obras Públicas garantizan que las ayudas públicas que se han aprobado para comprar o rehabilitar pisos darán trabajo a 25.000 personas, en los próximos cuatro años.

Los futuros empleados trabajarán con el ladrillo en alguna de las grandes obras previstas en Madrid y los principales municipios de la periferia (véase gráfico). En estos lugares se iniciarán en los próximos años más de 80.000 viviendas, de las que más de 30.000 serán para las familias con menos recursos; casi 20.000 para las rentas medias, y las 30.000 restantes de precio libre.

Más información
El MOPTMA critica a Ruiz-Gallardón por favorecer la compra de pisos grandes

Aunque el 37% de las casas previstas serán caras, los estudios de renta que tiene la consejería de Obras Publicas aseguran que tan sólo un 5% de la población tiene ingresos suficientes para comprarlas -ganan más de 6,9 millones al año-.

Ningún dirigente político ha sido capaz de explicar este desfase. Sin embargo, los promotores privados han presionado al Ayuntamiento de Madrid para que aumentaran los cupos de vivienda libre en los nuevos barrios que va a levantar en las afueras de la ciudad. Hace unos meses consiguieron su objetivo.

Sin embargo, los promotores privados huyen, de momento, de la construcción de viviendas en alquiler que les proponen las administraciones públicas.

Cuando el Ayuntamiento de Madrid convocó un concurso sobre varias parcelas municipales, ningún operador inmobiliario se presentó. Se declaró desierto. Los expertos regionales, piensan que uno de los problemas principales- radica precisamente en la escasez de viviendas de alquiler. En diez años, el porcentaje de pisos en alquiler ha descendido del 21,46% al 15,97%.

Precio del suelo

El PP pretende ahora regalar suelo público para que se edifiquen alojamientos en arrendamiento. Y primar a jóvenes menores de 32 años y mayores de 65 para que puedan vivir de alquiler.El precio del suelo, según el Gobierno regional, también ha contribuido a disparar al malestar social por la carestía de la vivienda.

En 10 años, los terrenos para construir viviendas se han encarecido un 571%; sus propietarios se han enriquecido. En 1985, del precio que pagaba un comprador de vivienda, el 25% correspondía al suelo sobre el que se levantaba. Hoy ese porcentaje ha subido al 45%. En 1985, el precio medio del metro cuadrado en la región era 40.000 pesetas; hoy pasa de las 155.000.

El Gobierno regional de Joaquín Leguina inició una política de expropiaciones de suelo en la periferia para promover nuevos barrios de vivienda barata. La construcción de viviendas no se inició hasta hace un año. El ejecutivo de Alberto Ruiz-Gallardón inaugurará esas casas.

También intetará arreglar las que se están cayendo. Los urbanistas del PP aseguran que de las 57.000 infraviviendas que todavía existen en la región, 10.890 se reformarán con dinero público en el próximo cuatrienio.

Hay, según el último censo de viviendas, 1.800 hogares sin agua corriente, 3.600 sin luz y 5.000 sin retrete.

Todas estas intervenciones en vivienda pretenden atender la demanda de fin de siglo. Los estudios señalan que cada año se formarán en la Comunidad 25.000 nuevos hogares.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS