Los sindicatos se manifiestan contra el trabajo infantil

La explotación laboral infantil afecta a unos 200 millones de niños en todo el mundo, según calcula la Confederación Internacional de Sindicatos Libres (CISL), que inauguró ayer en Bruselas su 16º congreso mundial. Para la CISL, la explotación infantil, la sobreexplotación de la mujer o el trabajo forzoso son algunas de las consecuencias negativas de la mundialización de la economía, contra las que se debe luchar desde ahora, "porque no habrá otra oportunidad", dijo el secretario. general, Bill Jordan.El trabajo de los niños suele justificarse en la tradición de determinados países, "el mismo argumento falaz que se empleó para justificar la explotación masiva infantil en la época de la revolución industrial", indica el informe base del congreso. Frente a ella, la CISL plantea la alternativa de incorporar una "cláusula social" al Tratado de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que no sólo la prohíba, sino que también garantice la libertad sindical y establezca la negociación colectiva en todos los países firmantes.

El secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez consideró esa cláusula como "realizable y deseable". El de la Unión General de Trabajadores, Cándido Méndez, manifestó que es indispensable si la OMC quiere revestirse de "autoridad moral". Ambos sindicalistas rechazaron ayer que la reforma del Inem preconizada por el ministro de Trabajo, Javier Arenas, imponga condiciones para la percepción del seguro de desempleo, porque se trata de una prestación contributiva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS