Moscú desmiente categóricamente que el líder checheno Dudáiev esté vivo

, "Estoy seguro en un 100% que Dzhojar Dudáiev no está vivo". Con estas categóricas palabras el ex director del Servicio Federal de Seguridad y actual secretario de la Comisión Gubernamental para Chechenia, Serguéi Stepashin, desmintió ayer al comandante guerrillero Salmán Radúiev, quien juró por Alá que Dudáiev, el primer presidente checheno, estaba vivo. Las declaraciones de Radúiev fueron creídas el jueves por muchos rusos, sobre todo porque él mismo es para ellos un resucitado: en marzo se dijo que había muerto.

Radúiev es conocido por la incursión que realizó en Kizliar, ciudad daguestana de la que huyó con más de cien rehenes,, por haber resistido después durante días al ataque masivo de las tropas del Kremlin en el pueblo fronterizo de Pervomásikoie. El guerrillero logró escapar de allí con medio centenar de rehenes. Sin embargo, las noticias de la muerte de Radúiev eran contradictorias y nunca fueron confirmadas. El mismo Stepashin dijo ayer que él sabía que el guerrillero había sido herido de gravedad y que sus compañeros le habían llevado al extranjero para curarle.Radúiev necesita decir que Dudáiev está vivo y que le ha ordenado vengarse si quiere, como asegura, continuar la guerra contra los rusos. Sólo afirmando que Dudáiev se ha salvado y que se encuentra en tratamiento en el extranjero puede Radúiev justificar su rebelión contra el actual líder independentista, Zelimján Yandarbíev, y acusarle de traidor, como ha hecho.

Sin embargo, son muy pocos los que dudan de que Dudáiev está muerto. No hay motivos para esa duda, sobre todo cuando su esposa, Alla, declaró que ella misma lo enterró. Su muerte la han confirmado también otros familiares, así como los máximos dirigentes separatistas.

Alla Dudáieva, mientras, ha desaparecido misteriosamente después de que en plena campaña electoral hubiera proclamado su apoyo al actual presidente, Borís Yeltsin. La viuda de Dudáiev fue llevada a Moscú por agentes de¡ Servicio Federal de Seguridad después de ser detenida en el aeropuerto de Nálchik, en el Cáucaso del Norte, cuando se disponía a viajar con pasaporte falso a Turquía. Alla se esfumó antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y hasta ahora nada se sabe de ella, aunque se hacen numerosas especulaciones. Mientras unos dicen haberla visto en Finlandia y otros la sitúan en Turquía, hay quien apunta a un país de Europa Occidental que no desea revelar. También existe la versión de que ha sido raptada por los propios chechenos para que no hiciera más declaraciones, como las de su apoyo a Yeltsin, que pudieran dañar al movimiento independentista.

La Duma Estatal instó ayer a Yeltsin a detener la ofensiva militar en Chechenia, a restablecer las negociaciones y a celebrar una reunión pública del Consejo de Seguridad con participación de representantes de los guerrilleros. Por otra parte, Moscú reaccionó con irritación a las críticas de las últimas acciones rusas en la república norcaucásica secesionista hechas anteayer por un grupo de parlamentarios europeos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS