Las lluvias torrenciales matan a decenas de peregrinos hindúes y dejan incomunicados a 60.000 en el Himalaya

Un tormenta de nieve y las lluvias torrenciales se convirtieron ayer en una trampa mortal para miles de peregrinos hindúes. Entre 89 y 120, según las fuentes, han perdido la vida ateridos de frío. Otros 60.000 se hallan bloqueados, a la intemperie, en el Himalaya, a 3.000 metros de altitud, camino de la gruta de Amarnath, donde la tradición dice que se refugió el dios Shiva.La autoridades pusieron en marcha de inmediato una vasta operación de rescate. En ella participan voluntarios, tropas de montaña del Ejercito y helicópteros, pero el mal tiempo se ha convertido en un grave obstáculo para alcanzar la gruta. La pista que conduce a ella está impracticable por los frecuentes desprendimientos. Un puente ha sido tragado por las aguas.Este año se esperaba una afluencia de 20.000 peregrinos en la difícil caminata escarpada, pero se estima en 85.000 los llegados de todas partes de la India. Unas mil personas han logrado ser puestas a salvo.

Cada mes de agosto miles de hindúes realizan esa ruta sagrada. En esta ocasión las temperaturas han sido muy frías y las lluvias monzónicas han llegado demasiado pronto. Los peregrinos no acudieron a la gruta con las ropas adecuadas. Muchos iban semidesnudos.

Las lluvias torrenciales también afectaron a Pakistán. En la región del Punjab perdieron la vida 26 personas, entre ellas cuatro niños y su madre, que quedaron sepultados bajo su casa. En 36 horas cayeron en la zona 461 mililitros de agua, que provocaron riadas y desprendimientos. Los meteorólogos anuncian para hoy más lluvias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS