El PNV se niega a que el debate sobre los presos se traslade a Ajuria Enea

Los nacionalistas no aceptarán desactivar la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco y trasladar a la Mesa de Ajuria Enea el debate sobre política penitenciaria, pese a lo que proponían populares y socialistas. El PNV quiere mantener el foro parlamentario, en el que está HB y no el PP ni el PSE, aunque admite que el Pacto aborde en la Mesa el acercamiento de los presos a Euskadi como un asunto más.

Fuentes peneuvistas consideran que la creación de una comisión específica en el seno del Pacto de Ajuria Enea desautorizaría los trabajos realizados por la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, cuya actividad satisface a los partidos nacionalistas y a IU.Las mismas fuentes interpretan que tratar de forma apresurada la política penitenciaria supondría "una improvisación" que interesa al ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja. El respaldo de Mayor Oreja a la propuesta de trasladar el debate a Ajuria Enea no ha conseguido disipar la desconfianza de los nacionalistas. Por su parte, el presidente del Gobierno, José María Aznar, advirtió ayer en Argentina que el Gobierno es el único que tiene en su mano la política penitenciaria del país, aunque admite "cambiar impresiones" con los distintos grupos.

La creación de la comisión cuenta, sin embargo, con el visto bueno de los socialistas vascos. El portavoz del PSE-EE, Fernado Buesa, sólo criticó ayer la forma en la que el PP difundió la idea a través de los medios de comunicación. Unidad Alavesa, por su parte, condiciona su apoyo a que sea útil para mejorar las relaciones entre el Gobierno y el Parlamento vasco en materia penitenciaria. IU aduce que el foro en que se aborde el debate es secundario, frente a la importancia de demostrar que hay voluntad política de hacerlo.

El rechazo más radical proviene de Eusko Alkartasuna. Su portavoz parlamentario, Rafael. Larreina, ha acusado al PP de "Fflta de fe en las instituciones" y de impulsar una iniciativa que intenta devaluar al Parlamento.

Se pretende mantener la reunión de hoy con la mayor discreción posible para evitar crear una presión ambiental que dificulte la discusión. De manera informal, el lehendakari y los partidos de la Mesa han acordado hablar abiertamente de las condiciones para una "salida dialogada" a la violencia a la que se refiere el artículo 10 del Pacto de normalización.

El objetivo del encuentro es desbrozar el camino con las aportaciones concretas sobre los requisitos que cada partido exigiría para abrir esa "salida dialogada" y reconducir el debate.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La últimas reuniones de la Mesa fracasaron en el intento de impulsar una segunda fase del Pacto, que debería preparar el final dialogado de la violencia en Euskadi. En junio de 1996, este intento se frustró porque los partidos tuvieron que responder al anuncio de una tregua de ETA. En agosto pasado, la discusión sobre los papeles del Cesid quebró la unidad del Pacto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS