Aznar niega que haya rebajado su propuesta de asilo en la UE y acusa El PAÍS de desinformar

El presidente del Gobierno, José María Aznar, negó ayer que el Ejecutivo se haya visto obligado a rebajar sus pretensiones sobre la reforma del derecho de asilo de los ciudadanos de la Unión Europea, y cargó contra "la desinformación" publicada al respecto. En una velada referencia a la información aparecida el pasado martes en el diario EL PAÍS, el presidente del Gobierno aseguró que la posición española sobre el futuro derecho de asilo en la Unión Europea ha sido asumida por la presidencia holandesa, por la secretaria general del Consejo Europeo, por la Comisión Europea y por varios países miembros, que no especificó, con los que se ha negociado discretamente.

Más información
Decisión de los gobiernos y no de los jueces
Los Quince acogen con reservas el nuevo texto español

"Le puedo dar mi opinión sobre informaciones, sobre desinformacioties es más complicado. Lo que usted me pregunta no es una información, es una desinformación", afirmó en respuesta a una pregunta formulada en la rueda de prensa que concedió en Buenos Aires en la última jornada de su visita a Argentina. Aznar dijo que no le extrañaba esa "desinformación", auguró que "vendrán más", y añadió: "Ya hubo algunas, en las cuales se ponía un especial entusiasmo en las maniobras que hicieron algunas personas contra el interés de España de estar en la Unión Monetaria".Aznar señaló que la "realidad es otra cosa bien distinta" y dio su versión del asunto: "El Consejo Europeo de Dublín aprobó un mandato muy claro a petición española de que se diese una. nueva regulación al derecho de asilo, respetando lo que digan los tratados internacionales, con el fin de evitar que los terroristas en cualquier país que forme parte de la UE se aprovechasen de una legislación que les pudiese beneficiar. Pues ésa es, exactamente, la propuesta que ha hecho España que hoy [por ayer] era presentada a las nueve y media de la mañana".

El presidente del Gobierno añadió que la posición española "naturalmente había sido asumida por la presidencia holandesa, por la Secretaría General del Consejo Europeo, y por la Comisión Europea y hablada, con toda discreción, con algunos países miembros, que lan han recibido muy positivamente". "Y en eso le puedo decir", añadió, "que yo tengo muy buena información, no desinformación".

Aznar aseguró que lo que ha tratado la diplomacia española es de "cambiar radicalmente la posición que existía". Con la propuesta española, agregó, "lo que ocurre es que ningún terrorista, en cualquier país que forme parte de la UE va a poder, individualmente, solicitar derecho de asilo en ningún país de la UE como consecuencia de sus actos terroristas. Y ningún país europeo le va a poder conceder ese derecho".

El presidente diferenció en el tema del asilo, "salvado ese asunto desde el punto de vista de la acción individual", las salvaguardas que afectan a los "Gobiernos, que se refieren a algo tan elemental como la violación de los derechos humanos o, sencillamente, que en, un país no existe una democracia sino una dictadura". En esos casos se mantendrá el derecho de asilo. Aznar terminó su larga respuesta pidiendo "cuidado" con los intereses de España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El vicepresidente político Francisco Álvarez Cascos, reconoció ayer ante los periodistas en el Congreso que el Gobierno ha rebajado sus exigencias sobre el derecho de asilo: "En las negociaciones de la UE para la búsqueda del acuerdo es necesario abrir procesos de diálogo y de entendimiento, y yo creo que en este sentido la posición española tiene que ser abierta a la de otros países para salvar y defender lo fundamental", afirmó. Álvarez Cascos estima que, "en estos momentos, el principio de la posición española se sigue manteniendo sin perjuicio de los detalles con los que se esté, en estos momentos, propiciando el acuerdo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS