Boxeo caníbal

El único toque de clase en Las Vegas el pasado sábado por la noche lo proporcionó Mills Lanes, el árbitro que advirtió a Mike Tyson: "Una vez más y se va". Tyson acababa de arrancar y escupir un trozo de la oreja derecha de Evander Holyfield. Cuando el carnívoro Tyson mordió la oreja izquierda de Holyfield cumplió su palabra: paró la pelea y Holyfield fue declarado vencedor.Holyfield sigue siendo el campeón mundial de los pesos pesados, pero ¿a quién le importa? El boxeo, un salvaje pasatiempo, ha dado, a pesar de todo, momentos espléndidos. Pero se ha hundido en absurdos abismos, guiado por promotores sin principios y popularizado por artistas del golpe bajo.

Si hay alguna esperanza para este deporte depende de lo que le suceda a Tyson. Por ley, la Comisión Atlética del Estado de Nevada puede rebajarle el 10% de su premio, pero esto todavía le deja 27 millones de dólares por menos de nueve minutos de patológica conducta. Sin embargo, la asociación puede suspender a Tyson, que es lo que debería hacer, apartándole de la escena al menos por dos años, quizá indefinidamente. ( ... )

Tyson ( ... ) ha prometido buscar ayuda médica "para saber por qué hizo lo que hizo". (.. .) Por el momento, es una amenaza para él mismo y para el boxeo, y hasta que pueda proporcionar evidencias convincentes; de lo contrario, debe permanecer fuera del cuadrilátero.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS