FÚTBOL DE VERANO

El Barça supera la prueba en la casa de Van Gaal

Un soberbio gol de Ciric y otro de chut limpio de Giovanni. Un par de acciones del Barça, una en cada tiempo, bastaron para doblegar al voluntarioso y discreto AZ, el último equipo donde jugó Van Gaal. No sedujeron los azulgrana -ayer jugaron su segundo partido- que deberán apretar el acelerador para su puesta a punto dentro de 10 días, en la Liga de Campeones. Pero sobre el césped quedaron las dudas de Van Gaal sobre el equipo y un par de detalles de Anderson, la velocidad de Reiziger y la reivindicación de Giovanni de quedarse en el Camp Nou. Y un interrogante cada vez más definido que se cierne sobre la portería: Hesp relegó ayer a Baía en el primer tiempo al banquillo.Con un estadio engalanado, lleno a rebosar, Van Gaal, retratado por un nutrido grupo de fotógrafos, fue recibido casi como un héroe. Pero no intentó exhibirse en su casa: Van Gaal utilizó los dos esquemas -primero un 3-4-3, el del Ajax, y luego, el más conservador, un 4-2-2- que ensaya en los entrenamientos y utilizó a todos sus jugadores, salvo Busquets y Stoiclikov, que se incorporó ayer al stage tras recuperarse de sus molestias estomacales.

El técnico, que no cesa en los partidos de tomar notas, dice que Holanda no le permitirá extraer aún grandes conclusiones. Puede ser cierto, pero hay un esbozo hecho. Los laterales parecen fijos (Sergi, Reiziger), Guardiola será el conductor, los centrocampistas se perfilan (Luis Enrique y Celades), Óscar como enlace y en la delantera, Anderson, Figo y Ciric. Queda la duda sobre qué central o centrales apostará y la delicada papeleta de la portería. Hesp, que apenas cometió ayer un único error, desbancó de la titularidad a Vítor Baía. No debe ser gratuito fichar a un portero cuyas características, según confesó el propio Van Gaal, son similares a las de Van der Saar, el guardameta del Ajax.

El Barça, aplicando en la primera mitad el modelo del Ajax, mostró ciertas dificultades. Tuvo problemas en defensa como Couto como central y encontró dificultades para cercar el área de Moens. Falta aún limar los automatismos de juego. Pero la técnica se impuso. Ciric, como en Suecia, volvió a erigirse como un escurridizo y un elegantísimo jugador no desperdició un precioso pase de tacón de Anderson. No pudo hacer mucho más el brasileño en su debut, aunque dejó otro detalle nada desedañable: un imponente chut de volea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS