Deficientes acusadores en el 'caso Otegi'

El informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre el Tribunal del Jurado reconoce un "sesgo hacia la benevolencia" por parte le los jurados, si bien sólo aprecia veredictos "desviantes" o "sorpresivos" en el 8,5 %. Sin embargo, en el de mayor repercusión en la opinión pública, el caso Otegi - en el que se absolvio al acusado de matar a dos ertzainas-, el CGPJ pone de manifiesto las de ficiencias del fiscal y los acusadores particulares.El análisis exhaustivo del caso parte de la personalidad parte de la personalidad paranoide del acusado, con ideas obsesivas de persecución policial, consumo de alcohol, vigilia y cansancio el día de los hechos, "extremos en los que se manifiestan sustancialmente de acuerdo", señala el informe, tanto los forenses de las acusaciones como los peritos de la defensa.

Más información
El Poder Judicial responsabiliza de los defectos del jurado a magistrados, fiscales y abogados

Añade que, a partir de ahí, "la calificación de los hechos como homicidios con eximente incompleta de trastorno mental transitorio era probablemente la más razonable de las proposiciones y el pronunciamiento máximo que las acusaciones hubieran debido esperar del Tribunal del Jurado o, incluso, de un juzgado o tribunal" profesional.

En cambio, los jurados del caso Otegi percibieron que las conclusiones definitivas de los acusadores "no repercutían de manera significativa sobre la pena correspondiente al acusado", por lo que optaron por absolverle. El informe del CGPJ reconoce, en todo caso, que el veredicto fue "desviante o sorpresivo", porque descartó la calificación alternativa de homicidios con eximente incompleta, mantenida por el letrado de la defensa. Una posición similar de las acusaciones "hubiera contribuido más eficazmente a la correcta formación de la voluntad del Tribunal del Jurado", asegura el informe.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS