La Audiencia Nacional archiva la denuncia de Liaño contra Garzón

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional archivó ayer el escrito de denuncia que presentó el juez Javier Gómez de Liaño contra su compañero Baltasar Garzón. Este último dictó un auto el 3 de diciembre en el que acusaba a Liaño de haber intentado quedarse "artificialmente" el caso sobre el vídeo de contenido sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, puesto que los hechos no eran ni podían ser competencia de la Audiencia Nacional. Garzón pasaba así el caso al Juzgado número 28 de Madrid, que ya estaba investigando el asunto. Liaño protestó por el auto de Garzón al entender que éste había utilizado términos y juicios a su modo de ver innecesarios y que podían ser desconsiderados e incluso ofensivos para él y el fiscal.

Por otro lado, la juez Ana Revuelta, titular del Juzgado de Instrucción número 28 de Madrid, será definitivamente la encargada de investigar el caso del vídeo sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, después de que la juez sustituta, Carmen Valcarce, rechazase la recusación que contra ella había presentado el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez. Esta magistrada no ha apreciado la enemistad que señalaba Menéndez, al que ha impuesto 50.000 pesetas de multa por mala fe.El escrito de Gómez de Liaño, en el que se quejaba de la forma en que Garzón había reprobado su actuación en el caso del vídeo de Ramírez, fue remitido a la Sala de Gobierno el pasado 4 de diciembre. En la reunión celebrada ayer, por cinco votos contra dos, se acordó "acusar recibo del escrito y proceder a su archivo".

Votaron a favor del archivo el presidente de la Audiencia Nacional, Clemente Auger; los presidentes de las tres Salas, de lo Penal, Siro García; de lo Contencioso, Juan Antonio Rossignoli, y de lo Social, Manuel Iglesias, así como la magistrada Teresa Palacios, titular del Juzgado Central de Instrucción número 3. En contra se pronunciaron el juez de lo Penal, Ángel Calderón, y el magistrado de lo Contencioso José Luis Requero. Estos dos magistrados votaron en contra por considerar que con independencia de los hechos que motivaron el auto de Garzón, en él se vertían afirmaciones impropias de una resolución judicial.

La decisión de archivar el escrito supone un revés más para Gómez de Liaño, que, sin embargo podrá recurrir la decisión de la Sala de Gobierno de la Audiencia en alzada ante el Consejo General del Poder Judicial.

El vídeo y los GAL

Los hechos que, hacen referencia a este asunto se iniciaron el 17 de noviembre pasado, cuando Gómez de Liaño abrió un nuevo procedimiento con el fin de unir el caso del vídeo de contenido sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, con un hipotético resurgimiento de los GAL, y según el cual, el periodista sería la víctima número 29 del citado grupo terrorista.Los incidentes relativos al vídeo de Ramírez ya se estaban investigando desde el 16 de octubre en el Juzgado número 28 de Madrid, en el que el propio director de El Mundo había presentado una denuncia por delito de revelación de secretos.A instancias del director del rotativo, que esperó a que Liaño estuviera de guardia, se presentó un ex trabajador del diario Ya, Alfonso Rodrigo, que aseguraba que existía una trama para realizar montajes contra todos aquellos que hubieran investigado a los GAL. Gómez de Liaño, con el apoyo del fiscal Ignacio Gordillo, declaró secreta la causa y tomó declaración durante tres días a Rodrigo, al que otorgó la condición de testigo protegido.

En base a una supuesta urgencia, se ordenó el registro del despacho del abogado José Emilio Rodríguez Menéndez y la detención de Juan José Rodríguez Díaz, El Francés, y Daniel Fernández Aceña, que fueron condenados hace anos por su relación con los asesinatos de Santiago Brouard y Jean Pierre Leiba, respectivamente, y que fueron atribuidos a los GAL.

Cuando las críticas contra Liaño arreciaron, éste dejó el caso alegando que uno de los supuestos vídeos podría afectarle. Garzón, sustituto de Liaño, acusó a éste de haber montado artificialmente un caso y haber intentado quedarse con él pese a saber que la Audiencia Nacional no era competente. Garzón remitió las actuaciones al juzgado que ya investigaba los hechos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS