Carlos asume su defensa en el juicio de París

Illich Ramírez Sánchez, Carlos, el terrorista venezolano que mantuvo en jaque durante más de una década a las fuerzas de seguridad occidentales, asumió ayer su propia defensa en el juicio que se sigue contra él en París por el asesinato, en 1975, de dos policías y de uno de sus compañeros activistas. Su abogada defensora, Isabelle Coutant-Peyre, se retiró del proceso cuando el presidente del tribunal aplazó la respuesta a la solicitud de la letrada de que se recabara información suplementaria a los testigos directos de los hechos. Los otros dos abogados de la defensa abandonaron igualmente la sala, mientras el procesado elogiaba teatralmente ese gesto aludiendo al "coraje" de sus defensores.El intento del presidente del tribunal, primero, y del decano de Colegios de Abogados, después, de que los letrados volvieran a hacerse cargo de la defensa resultaron infructuosos. Una hora después, el presidente del tribunal decidió la continuación de la vista. Ya en vísperas del juicio, iniciado el viernes, la abogada Isabelle Coutant-Peyre había apuntado que era su defendido quien marcaba las líneas generales de la defensa. La impresión de que Carlos pensaba llevar el peso de las intervenciones fue patente en la primera jornada, desde el momento en que asumió personalmente el derecho a recusar a parte del jurado y se mostró abiertamente desconfiado hacia los abogados profesionales.

El procesado multiplicó sus intervenciones y elevó el tono de voz desde el momento en que el tribunal rechazó su petición de anulación del proceso y de puesta en libertad. Al comprobar que la. sala no consideraba el argumento de la supuesta "ilegalidad" de su detención en Sudán y posterior traslado a Francia, Carlos cuestionó abiertamente la integridad del tribunal y atribuyó al presidente "una relación incestuosa" con la asociación SOS Atentados.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS