Rato acusa a la oposición de no saber explicar sus críticas al nuevo IRPF y el PSOE replica que "favorece a unos pocos"

El debate político sobre la reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) sube de tono día a día. Ayer, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, acusó al PSOE y a Izquierda Unida QU) de no saber explicar a la sociedad la oposición que han mostrado al proyecto gubernamental. "Hemos planteado una bajada del impuesto a las nóminas, a las pensiones y a las familias, y sabemos cómo hacerlo. Y a partir de ahí, los que no quieran bajar el impuesto tendrán que presentar su alternativa", dijo. Según Rato, "es llamativo que partidos que acudieron a las elecciones con opciones opuestas sobre el IRPF, como IU y el PSOE, ahora estén de acuerdo. Uno de los dos no va a quedar bien con sus electores". El vicepresidente segundo realizó esas declaraciones ayer en el aeropuerto de Madrid-Barajas al regreso de Washington, donde asistió a la reunión de primavera del Fondo Monetario Intemacional (FMI). En la capital estadounidense se reunió con el presidente. de la Reserva Federal norteamericana, Alan Greenspan, quien mostró "su satisfacción por la buena marcha y la estabilidad de la economía española, que se demuestra por la confianza de los mercados", explicó el ministro de Economía antes de emprender su viaje de retorno a España.

Las críticas de Rato a los partidos de la oposición no tardaron en obtener respuesta. El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, dijo en Zaragoza que Rato "trata de vender un impuesto con el argumento de que favorece a la mayoría, pero la verdad es que favorece a pocos", informa Concha Monserrat. "Utiliza argumentos baratos", resumió. En cuanto a la acusación de que el PSOE no tiene un proyecto alternativo al presentado por el PP, Almunia señaló que hará público su documento en mayo, cuando está previsto que el Gobierno lleve el borrador de la reforma al Parlamento. El diputado socialista Francisco Fernández Marugán insistió en que la reforma "es radical y regresiva" y que beneficia a los 149.000 contribuyentes con rentas superiores a nueve millones, el 0,7% del total de declarantes.

Por su parte, el secretario general de Nueva Izquierda, Diego López Garrido, señaló que la reforma del IRPF "será el catalizador de una nueva alianza progresista contra el Gobierno".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS