El Consell abrirá 14 oficinas que funcionarán como "ventanilla única" para extranjeros

Una de las principales reivindicaciones de los extranjeros residentes en el País Valenciano, la recepción puntual de información en su propio idioma, será atendida antes de final de año por las Administraciones local y autonómica. Se trata de la creación de oficinas de información de derechos y obligaciones, en las cuales los extranjeros podrán tramitar todo tipo de documentos e incluso hacer efectivo el pago de impuestos. Una especie de "ventanilla única" exclusivamente ideada para ellos que funcionará en una primera fase en 14 localidades valencianas, la mayoría de ellas de Alicante.

La iniciativa de crear estas dependencias partió de las propias organizaciones de extranjeros residentes. Las conversaciones mantenidas con la Generalitat por la Asociación Nacional de Ciudadanos Europeos y el Instituto de Propietarios Extranjeros han conseguido arrancar al presidente Eduardo Zaplana el compromiso de poner en marcha el programa este mismo año o, en el peor de los casos, antes de las elecciones locales y autonómicas de 1999. De acuerdo a las prioridades marcadas por los propios interesados, 12 de estas oficinas se abrirán en Alicante, mientras en Valencia y Castellón funcionarán dependencias similares, de ámbito provincial, en las localidades de Oliva y Alcalá de Xivert, respectivamente. En Alicante, donde se concentra el 60% de los 65.000 extranjeros censados en la Comunidad Valenciana, se mantienen negociaciones para inaugurar oficinas en Orihuela, Torrevieja, Guardamar del Segura, Benidorm, L"Alfàs del Pi, La Nucia, Altea, Calpe, Xàbia, Teulada, Dènia y Orba. Desde este último municipio se intentará canalizar los servicios para los extranjeros residentes en el interior de la provincia. El procedimiento elegido es la creación de una fundación, que en principio utilizaría la infraestrustura dependiente hoy del Instituto de Propietarios Extranjeros, con sede en Altea. Se integrarán en esa entidad la propia Generalitat, las diputaciones y los ayuntamientos que acogen entre sus vecinos y contribuyentes a un número importante de ciudadanos extranjeros. Los municipios aportarán el local, la Diputación se encargará de la dotación técnica y el mobiliario, mientras de la Administración autonómica dependería el personal, adscrito a la Consejería de Presidencia. Todo tipo de documentos El encargado de llevar adelante las negociaciones con las asociaciones interesadas es Matías Pérez Such, concejal de L"Alfàs del Pi y diputado provincial por el PP. "La idea consiste en facilitar desde esas oficinas todo tipo de información de interés para los extranjeros residentes, y dotarlas de los medios materiales y humanos suficientes para tramitar todo tipo de documentos ante cualquier Administración, incluida la europea", explicó ayer Matías Pérez. En el funcionamiento de esas dependencias se implicarían las empresas mixtas de recaudación de impuestos, tema de especial interés para el colectivo. Además de satisfacer de esta forma una demanda, la Generalitat intenta con esta medida neutralizar los planes de la población extranjera para participar en los procesos electorales locales a través de candidaturas independientes. Per Svensson, presidente del Instituto de Propietarios Extranjeros, reconoció que, una vez superada la carencia, los europeos residentes se mostrarían "más partidarios"de participar en la vida política municipal integrándose en las listas de los partidos. Este giro de 180 grados no ha pasado inadvertido a las formaciones políticas mayoritarias, hasta el punto de que tanto el PP como el PSPV han decidido crear comisiones de trabajo especiales para negociar la inclusión de extranjeros en sus candidaturas. En el PP, el grupo funciona desde 1995, cuando se creía que los europeos residentes podrían ejercer su derecho al voto, establecido en las normativas comunitarias. Matías Pérez se encarga también de llevar adelante las negociaciones para su partido. "El PP", señaló ayer, "está más que dispuesto a que los europeos residentes sean concejales, porque es su derecho y favorecería una integración activa que enriquecería al partido". El PSPV se ha retrasado en los deberes y no será hasta el próximo domingo cuando abra sus puertas a esa participación. El secretario general de la comarca de La Marina Baixa, Agustín Navarro, propondrá a su ejecutiva la creación de una comisión encargada de contactar con el colectivo extranjero, al que prometerán puestos de salida en sus listas locales para líderes sociales capaces de sumar votos, "siempre que sean de ideología progresista, sean buenos gestores y tengan interés en confeccionar un programa electoral y trabajar por el pueblo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS