Interior quiere trasladar el centro de extranjeros de Moratalaz al viejo hospital de Carabanchel

El antiguo hospital penitenciario de Carabanchel se puede convertir en el segundo mayor núcleo policial de Madrid tras la Jefatura Superior. Sus instalaciones, vacías de presos desde hace un año, serán reformadas y albergarán las sedes de la comisaría de Latina, la Brigada de Documentación y Extranjería y el centro de tramitación de expedientes de ciudadanos comunitarios. Interior quiere cerrar el polémico centro de internamiento de extranjeros de Moratalaz para reubicarlo también en ese lugar. Unos 500 agentes serían trasladados a las nuevas dependencias.

El centro de extranjeros de Moratalaz es el lugar del que dispone desde 1988 la policía para retener, bajo supervisión judicial y durante un periodo máximos de 40 días, a los inmigrantes sobre los que pesan órdenes judiciales de expulsión. Las precarias condiciones de habitabilidad que aquejan al centro de Moratalaz han suscitado en los últimos años oleadas de críticas y quejas de ONG, e incluso de sindicatos policiales."Deplorable, demencial y sin condiciones mínimas" son algunos de los adjetivos que emplearon en febrero de 1995 los diputados de IU, PP y PSOE de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea de Madrid tras girar una visita al centro de Moratalaz. Cerca de 10.000 extranjeros han estado retenidos en Moratalaza desde su entrada en funcionamiento.

500 policías

La reubicación en Carabanchel de los citados servicios policiales (comisaría de Latina, Brigada Regional de Documentación y Extranjería, centro de extranjeros y el de tramitación de ciudadanos comunitarios) convertirán las instalaciones del extinto hospital penitenciario en el lugar de trabajo de más de medio millar de agentes del Cuerpo Nacional de Policía, admitieron ayer a EL PAÍS fuentes cercanas a Interior, que advierten: "De momento, todo es un proyecto, aunque es verdad que cuenta con el respaldo de la Delegación del Gobierno y de la Dirección General de la Policía", aclararon los citados medios.El director general del Cuerpo Nacional de Policía, Juan Gabriel Cotino, visitó el pasado viernes las instalaciones del antiguo hospital para conocer in situ el estado de sus instalaciones. El hospital penitenciario se halla ubicado en la avenida de los Poblados, dentro del actual complejo penitenciario de Carabanchel y cerca de la estación de metro de Aluche.

Las obras de reforma de este antiguo edificio hospitalario se acometerían -si no surge ningún obstáculo burocrático insalvable, matizan las citadas fuentes- una vez que la prisión de Carabanchel sea derribada. "Nunca antes", aseguran.

Dentro del complejo penitenciario de Carabanchel existen, aparte del viejo hospital, una cárcel para hombres y otra para mujeres. Instituciones Penitenciarias tiene previsto desmantelar ambas prisiones a partir de octubre, tras la inauguración de la nueva prisión de Aranjuez. Los internos serán trasladados a Aranjuez, y las internas, a la cárcel mixta de Alcalá de Henares. Patrimonio del Estado se hará cargo de los edificios una vez que sean desalojados de internos.

Si fructifica el macroproyecto policial de Interior, se desmantelaría la cárcel de hombres y la de mujeres, pero quedaría en pie el edificio del hospital penitenciario, que sería ampliamente reformado. "Es el mejor lugar posible, pues dispone de suficiente espacio y medios para que los extranjeros puedan estar en condiciones dignas mientras dure su periodo de retención", señalaron ayer las citadas fuentes, que agregaron: "Aunque se ocupe un edificio utilizado antes como centro penitenciario, por dentro en nada se parecería a lo anterior, pues se acondicionaría y reformaría totalmente, incluso hay espacio para un campo de fútbol".

El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid define el espacio que ocupa hoy el recinto de Carabanchel como zona residencial y permite edificar 1.100 viviendas sobre el solar que quede tras el desmantelamiento de la actual prisión.

En Interior existe cierto recelo ante la postura que puedan adoptar los vecinos de Carabanchel sobre la eventual ubicación en las instalaciones del viejo hospital penitenciario del centro de extranjeros de Moratalaz. Y es que, tras conocer que Instituciones Penitenciarias tenía previsto derribar Carabanchel, los vecinos del barrio se han mostrado muy aguerridos contra los planes urbanizadores del consistorio y se han echado reiteradas veces a la calles para reclamar zonas verdes y recreativas en ese solar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS