Una militante del PSC, directora de Cáritas de Barcelona

El arzobispo de Barcelona, Ricard Maria Carles, nombró ayer a Nuria Gispert Feliu nueva directora de Cáritas Diocesana, la segunda mayor diócesis de Europa en sustitución de Pilar Malla. Gispert ha sido toda su vida una militante de izquierdas. Durante la dictadura, en la clandestinidad, formó parte del Comité Central del PSUC, en la transición fue concejal del Ayuntamiento de Barcelona y hasta su nombramiento era miembro del Consejo Nacional y de la Comisión Ejecutiva del PSC, cargos a los que ha renunciado."La política no se deja nunca, porque todo es política", dijo ayer Gispert, de 62 años, casada, con dos hijos y maestra de profesión. Su figura responde al perfil clásico de una militante de izquierdas, formada en la oposición al franquismo desde las filas de la Iglesia progresista de aquellos tiempos duros. Su vocación política, asegura la nueva directora de Cáritas, le viene "de la fe, que ha sido el motor de mi vida".

La actividad política la ha compaginado con una presencia activa dentro de la Iglesia catalana, colaborando en el campo de la catequesis o en los equipos de preparación para el matrimonio. Es miembro del Consejo Pastoral Diocesano de Barcelona y participó en el Concilio Provincial Tarraconense de 1995.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS