Cuatro obras abren el museo al aire libre de Alicante

Con tres años de retraso, el museo de esculturas al aire libre de Alicante comenzará a tomar forma las próximas semanas, cuando el departamento municipal de Cultura decida en qué lugar de la fachada litoral instala las cuatro piezas adquiridas ayer por un importe superior a los 21 millones de pesetas. El retraso está, en esta ocasión, plenamente justificado, toda vez que las partidas presupuestadas en ejercicios anteriores se destinaron a la compra de una colección de obras de Eusebio Sempere y al contrato para instalar en el castillo de Santa Bárbara la Colección Capa. El Ayuntamiento aprobó ayer la adquisición de las esculturas Mirando al mar, de Vicente Ferrero Molina; Ícaro con alas winsurf, de Esperanza d"Ors, y Adán y Eva, de Bordes. El concejal de Cultura, Pedro Romero, anunció que a partir de 1999 su departamento destinará una partida de 28 millones de pesetas anuales para ampliar la colección, que se distribuirá a lo largo de los paseos marítimos de la ciudad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS