Los dos "novios" de CDC

El secretario general de Convergència, Pere Esteve, participó anoche en un baile político de compromiso, un paso a dos, una actuación en dos locales públicos de Palma bajo siglas distintas, reclamado por sus dos pretendientes políticos en el campo del nacionalismo mallorquín: Unió Mallorquina (UM) y el Partit Socialista de Mallorca (PSM). UM comunicó que invitó a Esteve a conferenciar, le puso el local y la publicidad y organizó la cena con el poder notable de la banca insular. Mientras que el PSM se colocó antes, por sorpresa, a su lado en la primera foto de la jornada y le montó la única rueda de prensa. Una audiencia de 300 personas en el primer escenario y el estrellato mediático -fotos y televisiones para el recuerdo- en el segundo ámbito. En UM, cuya directiva está nucleada en torno a cuadros del sector de los negocios y los intermediarios profesionales, son amigos de siempre de los democristianos de Unió; lo fueron y quieren volver a serlo del partido de Jordi Pujol, pero el injerto se frustra en cada primavera electoral. Unió les abraza tanto como recela del PSM, al tiempo que Convergència les desdeña como aliados españoles y europeos. Pujol -y Esteve- prefiere el catalanismo explícito y culturalista, la vieja memoria y el pactismo interclasista de los ex radicales izquierdistas e independentistas del PSM. Ambos grupos de Mallorca confiesan abiertamente que además del noviazgo con la pareja de CiU, disputan el centro y el electorado al PP de Baleares. "Nuestro socio en Mallorca, nuestra única apuesta política es el PSM", aseveró Pere Esteve una hora antes de acudir a atender el compromiso con UM, motivo de su visita a Mallorca. "A ellos les consulté la oportunidad de aceptar la invitación de UM", agregó tras disertar ante los periodistas acerca de la experiencia de cinco años de alianza europea y del matrimonio para otra legislatura que CDC ha enlazado con PSM y el Bloc Nacionalista Valencià. Pere Sampol, del PSM, dijo: "Esta situación [la visita de Esteve a ambos partidos] es el ejemplo de las buenas relaciones que mantenemos". UM es un partido de centro derecha y nacionalista, que nació de los restos del naufragio de UCD y de la zozobra que le supuso comprometerse a tope en la Operación Reformista de Miquel Roca, y que aguantó durante una década en el poder a Gabriel Cañellas y al PP; desde 1995 está aliado en el Consell de Mallorca con el PSOE y el PSM.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS